21 de Feb de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Una cúpula que mira desde su condición

Sin lugar a dudas hay una cúpula que mira al país desde su condición de vida rechazando la verdad objetiva que padecen millones de panameños

Una cúpula que mira desde su condición
Una cúpula que mira desde su condición

Sin lugar a dudas hay una cúpula que mira al país desde su condición de vida, rechazando la verdad objetiva que padecen millones de panameños. Parecen aplicar el principio clásico que reza ‘si un individuo garantiza la satisfacción de sus necesidades de vida, podemos concluir que la sociedad satisface sus necesidades de vida', silogismo que ha sido demostrado históricamente como falso. Sin embargo, el ministro Dulcidio De La Guardia, en un medio de comunicación social expresó que ‘Panamá es un país que crece y donde no hay inflación', lo que contrasta con el día a día de los panameños que ven cómo ha incrementado el costo de la canasta de alimentos y los servicios básicos, en una espiral generalizada de aumento de precios que merma el poder de compra de los salarios. Un crecimiento económico que se queda en 115 ultramillonarios, a los que incluso el MEF les garantiza pagos, a pesar de estar involucrados en actos de corrupción.

La cúpula de poder económico, representada en la ACP, sigue sosteniendo que la ampliación del Canal va para el 2016, sin embargo se niega a reconocer lo que en su momento denunció Frenadeso, ‘no costaba lo que se decía y que no se realizaría en el tiempo que se publicitaba'; ello debido, entre otras cosas, a la falta de los estudios técnicos necesarios (diseño conceptual, estudios ambientales, subestimación de los costos, etc.). Hoy, la situación de la ampliación del Canal transita en la incertidumbre, dado que, a más de un mes de revelarse la existencia de filtraciones de las nuevas esclusas, que construye el Grupo Unidos por el Canal, se desconocen las causas y soluciones propuestas, al punto que comienza a hablarse de una entrega más tardía de la obra, y se sigue desconociendo su costo real. Hoy esa misma cúpula está pensando en el cuarto juegos de esclusas y en embalses.

Igualmente, en el marco de la cúpula gubernamental, hasta hace unos días atrás, el problema de la inseguridad ciudadana no era un problema, lo que existía era ‘percepción de delincuencia' por parte de la población. En este sentido, el ministro de Seguridad, Rodolfo Aguilera, dirigió su esfuerzo a intimidar y reprimir a la población que protesta en las calles por las demandas sociales insatisfechas: ‘... disminuiremos el tiempo de respuesta de la autoridad competente en cada uno de los casos, reduciremos el tiempo de diálogo... cada vez que una persona cierre una vía o proteste de manera arbitraria, vamos a emplear los recursos de la fuerza que nos otorga la ley'. Con lo que retrotrae la ley carcelazo impuesta bajo la Administración Martinelli-Varela.

Pero la realidad objetiva es clara, la criminalidad ha aumentado a nivel nacional, los índices están por encima de los estándares establecidos en el plano mundial, todo ello a pesar del incremento del presupuesto del Ministerio de Seguridad, de la tolerancia de las autoridades a los abusos policiales, a los dos aumentos de salarios otorgados bajo esta administración y a los nuevos escalafones a los miembros de la Policía Nacional, a la compra de más pertrechos. ¡Qué descaro!, hoy pide 24 meses más para resolver el problema.

Y estas historias se repiten, en educación, salud, obras públicas, vivienda, agua, ambiente, etc. Pero se nos quiere hacer ver que la descentralización neoliberal resolverá los problemas, mientras que carentes de una planificación estratégica para las regiones, el ‘debate' gira en torno a los dólares que les tocaran a los alcaldes y representantes.

Como si fuera poco, la cúpula presidencial lanza una carrera de viajes (costosos al erario) de tras del papa Francisco, y ante las críticas de gran parte de la sociedad panameña, llaman ‘demonios a quienes han cuestionado'; sobre ello solo basta decir lo que acertadamente emitiera el papa Francisco en Cuba: ‘Quien no vive para servir, no sirve para vivir'. A esta cúpula le seguimos exigiendo: Justicia para los jóvenes estudiantes institutores injustamente detenidos.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.