26 de Feb de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Hacemos camino al andar

Qué poco se registra el accionar de los sectores populares en los canales televisivos del país. Los dueños de los medios de comunicación social

Qué poco se registra el accionar de los sectores populares en los canales televisivos del país. Los dueños de los medios de comunicación social, que hoy son parte de la crisis institucional, y que se disputan entre ellos el control ‘directo ' de la esfera de Gobierno, no se dan cuenta de que la realidad objetiva está por encima de su conocimiento, conciencia e intereses.

Es claro que bajo la globalización neoliberal no se ha democratizado la información, por el contrario se utiliza la ‘libertad de expresión ' como mecanismo de censura a las opiniones divergentes al establishment. En Panamá, ‘los medios difunden juicios de valor y sentencias sobre hechos y acontecimientos, como si estuvieran autorizados a funcionar como una especie de tribunal '.

La información que ellos se niegan a transmitir, a pesar de que las frecuencias son del Estado y por ende del pueblo, debemos revertirlas a través de los grafitis, las volantes, las redes sociales, en el boca a boca, y en la toma de las calles. Rompemos el cerco informativo.

Esta semana las calles fueron tomadas por la población, desde manifestaciones de pobladores, padres de familias, obreros y desempleados, educadores, productores, trabajadores de la salud, envenenados con dietilenglicol, campesinos. En todos ellos un elemento común, hastiados de gobernantes que ignoran y desatienden las demandas sociales.

La marcha del pueblo, convocada por Frenadeso, se constituyó en la unidad de lucha para que cesen las medidas antipopulares, las privatizaciones, el alto costo de la vida, los shows mediáticos, la justicia selectiva, la represión, en la que este Gobierno, al igual que lo hicieron sus antecesores, nos quiere mantener.

En las calles se está demandando comida y medicamentos baratos, trabajo y salarios justos, transporte seguro, educación gratuita y de calidad, salud para todos, agua para todos 24/7, vivienda digna y económica, ambiente sano. Es decir, para que el Gobierno cumpla, respete y garanti ce todas las condiciones que hacen la vida saludable, lo que exige necesariamente romper con la política neoliberal. El pueblo sigue movilizándose contra las injusticias, arbitrariedades, corrupción e impunidad; conscientes de que la consigna del ‘pueblo primero ', levantada por Juan Carlos Varela en su campaña electoral se desvaneció, fue otro engaño más.

El pueblo sigue en las calles para alertar al Gobierno de Varela sobre que cambie el rumbo y dirección de su gestión gubernamental. El pueblo exige un alto a lo mediático y que se emprenda el camino de políticas públicas a favor del desarrollo nacional y social.

Tal como señalara Frenadeso, el movimiento popular, ante la gran cantidad de demandas sociales sin resolver, no debe bajar la guardia, debe seguir presionando con la lucha en las calles, elevando los niveles de organización, lucha y concienciación. Se debe impulsar el debate desde las mismas bases, cabildos abiertos, discusiones en las distintas estructuras sindicales, campesinas, indígenas, afrodescendientes, juveniles, estudiantiles, comunales, profesionales, ambientales, culturales, de mujeres y otros sectores excluidos y explotados a fin de conformar la más amplia unidad del pueblo para enfrentar la situación actual y lograr una solución real, digna y consecuente con los intereses del pueblo.

El país requiere cambios profundos en todos los órdenes de la vida nacional. Es obligante reformar el Estado asegurando la construcción de una sociedad justa, solidaria, equitativa, democrática, popular y participativa, que oriente y garantice un desarrollo humano integral, con absoluto respeto a los Derechos Humanos.

El pueblo en las calles está planteando la necesidad de una Constituyente Originaria que refunde la República, que nos lleve por la senda de la equidad y justicia social. El pueblo en las calles demuestra su dignidad. Se hace camino al andar.

El pueblo es consciente de que solo en la lucha organizada están las posibilidades de victoria. Las acciones del movimiento social panameño vienen demostrando que las diversas organizaciones gremiales y sindicales no están dispuestas a permitir que se conculquen sus derechos.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.