Temas del día

28 de Feb de 2020

Carlos Antonio Harris Jiménez

Columnistas

El negociado de los taxis de alquiler

Estamos siendo invadidos por una epidemia de ‘fiebre amarilla ' en las calles y avenidas de la ciudad de Panamá y San Miguelito.

Estamos siendo invadidos por una epidemia de ‘fiebre amarilla ' en las calles y avenidas de la ciudad de Panamá y San Miguelito; se trata de la gran cantidad de vehículos amarillos dedicados supuestamente al servicio de transporte selectivo, supuestamente profesional al servicio de los usuarios del transporte. Como es sabido, en el último año de Gobierno de cada período de cinco años, el Gobierno de turno se dedica a emitir miles de certificados de operación de transporte para garantizar su clientelismo político para cada campaña electoral.

La situación anterior se está agravando con la proliferación de sociedades anónimas panameñas, cuyos verdaderos dueños son extranjeros que están explotando la modalidad de alquilar vehículos de propiedad de estas empresas que consiguen de alguna manera certificados de operación de taxis en grandes cantidades y los alquilan a cualquier persona, con o sin licencia de conducir profesional, sean panameños o extranjeros. Situación que coincide con la proliferación de delitos que se cometen, utilizando para la comisión de los mismos vehículos del servicio selectivo de pasajeros, es decir, taxis.

Lo cierto es que, de alguna manera, estas empresas explotan con facilidad el negocio de alquiler de vehículos taxis, propiedad de ellas, a un precio que oscila entre los cuarenta y cincuenta balboas diarios a conductores que, por necesidad, aceptan el trato y, por razón del elevado valor del alquiler, se ven motivados a conducir de cualquier manera, constituyéndose los mismos en un verdadero peligro para la seguridad vial de otros conductores y pasajeros.

Como entendemos los panameños, supuestamente todo vehículo que circula en las calles, avenidas y carreteras de nuestro país debe tener como mínimo un seguro de responsabilidad civil por daños y lesiones a terceras persona, aunque sea por una cobertura mínima insuficiente, pero en el caso de estos autos de alquiler si, al verse involucrado en un accidente, es conducido por una persona sin licencia profesional adecuada la aseguradora no le hará frente a la responsabilidad civil extracontractual de su cliente.

Nos preocupan recientes declaraciones de funcionarios de la ATTT en el sentido de que, frente a las recientes denuncias, están comenzando a investigar estas empresas; es decir, ni siquiera están reglamentadas, lo que es necesario por la seguridad, sobre todo, de los usuarios de esos vehículos de alquiler, recordemos que se trata de un servicio público.

Igualmente, consideramos que es importante que el Ministerio Público investigue la procedencia de los millonarios capitales que invierten algunas de esas empresas que, en algunas ocasiones, se anuncian como inversionistas, sin estar reglamentadas, dentro del mercado de valores del país.

Sería muy importante que la ATTT, anunciara en su sitio web el listado de las empresas que están autorizadas por la institución para dedicarse al negocio de alquiler de taxis; es decir, para prestar el servicio público de transporte selectivo.

ABOGADO