Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Columnistas

¿Qué retos presupone la inmigración irregular en 2016?

La migración es un derecho del ser humano, pero bien distinta es la migración irregular apoyada por las redes de delincuencia organizada

La migración es un derecho del ser humano, pero bien distinta es la migración irregular apoyada por las redes de delincuencia organizada transnacional.

En este sentido, Panamá ha ratificado el Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, y establece las disposiciones a ser adoptadas por los países para prevenir y combatir el tráfico ilícito de migrantes y promover la cooperación internacional, protegiendo los derechos de las personas objeto de tráfico ilícito de migrantes.

De acuerdo con el Protocolo, se considera tráfico ilícito ‘la facilitación de entrada ilegal de una persona de un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente, con el fin de obtener, directa o indirectamente un beneficio '. El documento propone al legislador nacional tipificar el acto de ‘facilitar la entrada ilegal ' y que quien lleve a cabo esta acción sea considerado ‘traficante '.

El Protocolo establece además que los migrantes no estarán sujetos a enjuiciamiento penal por ser objeto de tráfico ilícito o el uso de documentos falsos, y que deberán aplicarse medidas legislativas de otra índole, como sanciones administrativas, que se podrán poner en práctica según determine el legislador nacional.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés), guardiana del Protocolo, trabaja en estrecha colaboración con las autoridades panameñas y los países de la región en la implementación de acciones de prevención, persecución del delito y protección de las personas objeto de tráfico ilícito de migrantes.

Hemos sido testigos de la crisis en Oriente Medio y las implicaciones de las migraciones masivas que se están registrando desde esta región hacia Europa. En este contexto, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión o FRONTEX, en su informe del segundo cuatrimestre de 2015, señala el aumento de la detección de traficantes (el más alto desde la creación de esta Agencia), un aumento de personas con estancia ilegal y el aumento de las detecciones en cruces ilegales.

¿Qué retos enfrenta el Ministerio de Seguridad Pública en Panamá ante éstos fenómenos migratorios? Si tomamos como premisa el pleno respeto de los derechos humanos y su protección, el principal reto es que las personas migrantes no sean víctimas de delitos en su travesía, como robo, lesiones, secuestro, corrupción, abuso sexual, desapariciones, discriminación, trata de personas u homicidio.

En los últimos meses, se ha experimentado en Panamá un incremento de migrantes irregulares provenientes de Oriente Medio, África y otras regiones fuera de América Latina; lo cual denota el apoyo logístico de redes de traficantes que están operando, tendiendo un puente entre el continente europeo y nuestra región.

El segundo reto es prepararse para afrontar en 2016 la tendencia al alza de este fenómeno. Panamá cuenta con algunas iniciativas concretas para hacer frente a este situación. La Ley 36 de 2013 sobre el Tráfico Ilícito de Migrantes y Actividades Conexas adopta medidas para la prevención y asistencia a las personas objeto del tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire —tanto las panameñas como extranjeras trasladadas al territorio nacional o desde el territorio nacional— garantizando el pleno respeto de los derechos humanos, así como la investigación y penalización del tráfico ilícito de migrantes. Las autoridades panameñas son igualmente conscientes de la necesidad de incrementar la cooperación interregional, con el fin de trazar perfiles de redes de delincuencia organizada que trafican con migrantes.

UNODC, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) e INTERPOL han unido fuerzas junto con 24 países en África, Latinoamérica y el Caribe para diseñar y ejecutar el Programa de Comunicación de Aeropuertos (AIRCOP) que está financiado por la Comisión Europea (CE) y Canadá. Panamá ha sido el piloto de una plataforma regional de inteligencia al implementar AIRCOP en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

En 2016, será fundamental incrementar la sensibilización para que se multipliquen las denuncias ciudadanas contra los traficantes y las redes de delincuencia organizada que quieren hacer uso del territorio nacional como punto de tránsito o destino de los migrantes. Con más investigaciones se pueden desmantelar estas redes delincuenciales. Necesitamos asegurar que se respeten los derechos de los migrantes cualquiera que sea su condición.

  •  Álvaro Varela es el secretario general del Ministerio de Seguridad y de la Comisión Nacional Contra la Trata de Personas en Panamá.
  • Amado Philip De Andrés es el representante regional para centroamérica y el caribe de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (unodc) con sede en Panamá.
  • Lourdes Gutiérrez es la coordinadora del Proyecto de Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes en UNODC panamá.