Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Perdidos en la caja

‘El mejoramiento intelectual de la clase política es urgente y necesario. Hombres y mujeres decentes'

Perdidos en la caja
Perdidos en la caja

Este tema es meritorio para incluir en la serie ‘Este tiempo que vivimos' que de vez en cuando documento para la posteridad. Nos mirarán en el futuro con burla. No entenderán cómo es que, como sociedad, permitimos que estos temas se consideren, mucho menos ejecuten, sin que se den protestas y condenas generalizadas de la población.

Los partidos políticos son una absoluta vergüenza para los que los representaron en tiempos pasados. No solo aquí sino alrededor del mundo. Los que con su entrega hicieron aportes para construir mejores sociedades desde la militancia y la filosofía social y política que los guiaba. Los que, para mantener la influencia en los asuntos de la vida nacional y captar nuevos y entregados militantes, replanteaban cada cierto tiempo las estrategias, sin comprometer su filosofía esencial. Articulaban los objetivos a alcanzar en beneficio de la sociedad y los aplicaban en el marco de la praxis ideológica que propugnaban y accionaban como gremio en sus quehaceres político-sociales.

Hoy, en este país, la práctica política desde su esencia ideológica es una utopía. Hasta yo me río del párrafo anterior. Los genios que controlan el país no dejan de dibujarse. Eso lo hacen solitos. La Estrella de Panamá reportó la semana pasada que: ‘El paquete de reformas electorales empieza a generar un amplio debate nacional, en el que ya han mostrado marcado interés los medios de comunicación, el gremio empresarial, el presidente Juan Carlos Varela y hasta el recién llegado embajador de Estados Unidos, John Feeley. En el día de ayer, tuvo lugar en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá una reunión de directivos de medios informativos con el gremio empresarial, con el fin de acordar un frente unido ante los puntos de la reforma que intentan establecer un control del Tribunal Electoral sobre la propaganda política. Carlos Fernández, presidente de la Cámara, señaló que las reformas ‘infringen' normas de la libre empresa y competencia, porque dan potestad al Tribunal Electoral de aprobar los planes de medios, las pautas y pagar las cuñas publicitarias, e, incluso, establecen sanciones ‘enérgicas' como cerrar una empresa'.

Lo que hay en juego son aproximadamente 100 millones de dólares en subsidio para los partidos políticos contemplados en las nuevas reformas, una parte importante es para la publicidad electorera para los comicios de 2019. La preocupación, como señala la nota, es de quién controla ese dinero: el Tribunal Electoral o los mismos partidos políticos. ¿Y los medios qué tienen que ver? Pregunta tonta, pero depende de quién controla, cuánto reciben de esa millonada. Esa es la discusión.

Pensando fuera de la caja (‘thinking out of the box'), enunciado que suelen utilizar a menudo los empresarios y la gente que estimula a buscar nuevas e innovadores maneras de hacer las cosas (generalmente son miembros de las cámaras de comercio), en vez de unir fuerzas para ver lo del subsidio y el renglón para publicidad, deberían utilizar esa energía para ver cómo mejoramos la calidad de candidatos que se postulan a todos los puestos de elección. No hay que ser muy genio para tener una idea de que los electos le cuestan al Estado panameño millones de dólares (incapacidad, malos manejos, corrupción, nepotismo, etc.), que muy bien pueden ser utilizados para atender otros males de la población.

Si siguen perdidos, pensando en la caja registradora, el dinero se repartirá y tendremos la misma calidad de representación en el próximo quinquenio. Yo propondría la eliminación del subsidio por completo y que el Estado busque otras formas de evitar que el narcotráfico y el crimen organizado influyan en proceso político electorero (pensemos: siempre hay otras formas).

Si queremos atender el tema electorero, los dineros de los contribuyentes que se utilicen en capacitación supervisada (política, social, Gobierno, cultura, ambiente, historia, etc.), gestionada por expertos nacionales e internacionales para educar a los que pretenden ocupar puestos de elección y a dirigir partidos. Y los medios, con el mismo ahínco con que se han manifestado la semana pasada, deben exigir lo mismo. Pensar dos veces en darle tribuna a los corruptos, la mediocridad y la chabacanería.

El mejoramiento intelectual de la clase política es urgente y necesario. Hombres y mujeres decentes. Si pensamos de esa manera y logramos avanzar positivamente en esa dirección... podremos regresar al segundo párrafo de este escrito y no reírnos.

COMUNICADOR SOCIAL.

==========

‘Si queremos atender el tema electorero, los dineros de los contribuyentes que se utilicen en capacitación supervisada (...), gestionada por expertos nacionales e internacionales...'