La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Gilbert Boutin I.

Columnistas

Hacia un nuevo paradigma universitario: elecciones 2016

La comunidad universitaria se aboca el próximo 29 de junio, no a una simple elección de rector y autoridades

La comunidad universitaria se aboca el próximo 29 de junio, no a una simple elección de rector y autoridades, entre ellos decanos y directores de centros regionales, sino a enfrentar nuevos retos que debe asumir la Universidad oficial, sumado a la finalización de toda una era y al vacío de poder que comporta la salida del actual rector.

El nuevo líder de la política de la educación superior oficial, deberá destacar la importancia y el interés sagrado de la educación pública, como un bien patrimonial inalienable del ciudadano panameño, legado transmitido por casi un siglo a nuestra sociedad políticamente organizada, hoy deslealmente cuestionados por sectores ultraliberales, cuyos argumentos son insustentables.

El perfil del próximo rector, fuera de cualquier eje temático, está obligado a asumir dos cargas políticas ineludibles: la primera, la defensa de los privilegios constitucionales de la educación superior oficial, liderizada por la Universidad nacional, siendo sobre todo la Universidad de Panamá una expresión del Estado; institución estatal responsable de la movilidad social y en consecuencia, de la formación del recurso profesional liberal por antonomasia.

Y el segundo aspecto, actualizar al Ente Científico, a través de las innovaciones tecnológicas que la nueva generación demanda para hacer la Casa de Octavio Méndez Pereira a la vez eficiente y competitiva; eficiente, pues, la Universidad tiene por fin inmediato la transformación del capital humano que ingresa en su calidad de estudiante, para que su producto final constituya una plusvalía en beneficio de la sociedad panameña y luego, el ser competitiva, frente al quehacer científico, consolidando su desarrollo en los proyectos de necesidad nacional y transnacional con los centros de investigación y universidades extranjeras de punta.

De ahí, tenemos como colofón que el próximo rector no debe responder ni a una tendencia revanchista ni frenar cambios que faciliten remontar la Casa de Méndez Pereira a un sitial de mayor preponderancia, mediante todo un plan de innovación que no se agote en la mera intervención discursiva, sino en toda una planificación en pro de la nueva generación estudiantil.

*DECANO DE LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS DE LA UP.