Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Harry Castro Zachrisson

Columnistas

¡Hoy decide el Perú!

Esta es la biografía, en carne y hueso, de los dos candidatos, que este domingo, en una segunda vuelta, disputaran la Presidencia del Perú

Esta es la biografía, en carne y hueso, de los dos candidatos, que este domingo, en una segunda vuelta, disputaran la Presidencia del Perú. Una de las aspirantes es Keiko Fujimori abanderada del partido Frente Popular; el otro, Pedro Pablo Kuczynski del partido Peruanos por el Cambio.

Los invito a que conozcan los hechos, sus milagros e infamias, ya que uno de ellos será el próximo presidente del Perú. Dentro de los pasajes biográficos que hacen a Keiko, aparece su tozuda voluntad, su estilo duro y directo, su laboriosidad, heredada probablemente de esa raza japonesa y una organización social más poderosa que su contrincante. Su movimiento, cuenta con mucha base y una sola voluntad, la de ella, lo que ha logrado seducir a una gran mayoría de peruanos, para que le entreguen su voto. Las amplias encuestas afirman, a pocos días de estas elecciones, que su nivel de aprobación ha aumentado; cambiando el empate técnico que, apenas hace un mes, existía entre ambos candidatos.

Esta mujer, joven y simpática, de actitudes populistas y autoritarias, cuenta con el legado de su padre, el expresidente Alberto Fujimori. Algunos pasajes de su mentor que la favorecen, como la pacificación del Perú; otros que la perjudican, como el autogolpe y los crímenes perpetrados. Hoy, pareciera haberse fortalecido con el enfoque social otorgado a su campaña, enviando mensajes claros a los votantes de menos recursos y su intento por tratar de comprender el drama del indígena peruano. Se presenta como la candidata ‘antiestablishment '. Su estrategia de alejarse de la esfinge de un padre autócrata, su guía, le ha dado resultados favorables; pues hay quienes no pueden aún olvidar las masacres y crímenes perpetrados en los años en que gobernó Fujimori junto a Montesinos. Este es su segundo intento de ocupar el puesto de presidente de la Casa de Pizarro; el primero, recordemos, fue cuando perdió las elecciones del 2006, frente al presidente Ollanta Humala; luego de haber ocupado el cargo de primera dama, a la corta edad de 19 años.

El otro candidato, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) es hijo de inmigrantes europeos, graduado en las mejores universidades de occidente (Oxford y Princeton). Que ocupó cargos de importancia, tanto en el Gobierno de Fernando Belaúnde Terry, derrocado por el general Velasco, como en el Gobierno del expresidente Alejandro Toledo. Este tecnócrata, de avanzada edad (77), cuenta con un programa de Gobierno, considerado serio, severo, practico y eficaz. Su plataforma electoral incluye reducciones fiscales, incrementos salariales e insiste en un programa económico articulado y así no ‘mediocrizar ' el Perú. Mientras que el de Keiko, hay temor en que se convierta en una maquinaria clientelista y corrupta, más que en una derecha democrática. Para su rival, Kuczynski es un candidato que representa las grandes corporaciones, por encima de las clases minoritarias; que no ha podido llegarle al sector popular, como tampoco a los sectores rurales, concentrándose más bien en la capital del país y en la élite peruana.

De su vida familiar se sabe que es casado dos veces, padre de tres hijos, uno un reconocido periodista en New York.

Este es su segundo intento por ocupar la Presidencia, en la primera oportunidad perdió frente a Ollanta que fue elegido presidente del país.

No creo que las reglas imperantes se alteren con el triunfo de cualquiera de estos dos candidatos; después de todo las políticas económicas del Perú, en los últimos 25 años, han dado resultados satisfactorios. Tanto en la dictadura Civil (Fujimori), como en democracia (Toledo, Humala), el Perú se sostuvo y creció económicamente. Se generaron las condiciones para un acelerado crecimiento y a todos les fue bien. De ahí el temor de los peruanos de retornar al pasado oscuro de autócratas y autogolpes (Fujimori), guerrillas urbanas (Sendero Luminoso), movimientos subversivos (Tupac Amaru) y demagogos (Alan Gracia) y que arruinaron el país.

Hoy sabremos, a favor de quién soplan los vientos, si convino el baño de muchedumbre que se dio Keiko, cuyo triunfo implicaría el desmiente del autoritarismo de Fujimori; o más bien la victoria de la tecnocracia internacional que promoverá los intereses de las transnacionales, que es a la que apunta Pedro Pablo.

¡Que triunfe el que mejor le convenga al Perú, se lo merece!

ABOGADO