Temas Especiales

25 de May de 2020

Tomás Salazar Rodríguez

Columnistas

‘La mejor amistad es la que no perjudica'...

Tal vez, las personas no están preparadas para el puesto, que es común en el sector privado y público

Como coach de una importante empresa en nuestro país, recibí el llamado por el celular de mi amigo pidiéndome que lo aconsejara en relación de su gestión. Comencé el diálogo con el CEO sobre la situación de la empresa y me explicaba que pareciera que hubiera una conspiración de una o dos unidades que impiden el desarrollo, calidad y productividad en la entrega. Afectando los márgenes de las ventas proyectadas. Tal vez, las personas no están preparadas para el puesto, que es común en el sector privado y público.

Le pregunté al CEO ¿cómo es la relación laboral entre los mandos intermedios y sus colaboradores? Me explicaba que hay una mezcla de personalidades: el buen trabajador, el resentido, el pocoimporta, el que da una milla extra y el manipulador. Además le comenté que en todas las organizaciones existen estas clases de personas. El secreto consiste en cómo controlar esas malas influencias en la organización. En la conversación descubrí que en esa empresa casi todos son amigos, ya sea de la infancia, universidad, parientes, hasta compadres.

Te puedo proporcionar varias recomendaciones, pero al final, tú decides: Cuando existe una verdadera amistad, la persona debe considerarte, ser responsable y leal. De lo contrario no son tus amigos. Porque hacen que tú quedes mal. Por no cumplir con los objetivos y metas establecidas. El convencimiento de la palabra debilita la mente de cualquier colaborador o amigo en la cual se manipulan a las personas. Aunque inviertan en capacitación, planes de incentivos, desarrollo personal, por experiencia, te fallarán. Esto está pasando en la empresa privada y en el Gobierno.

Cuando uno conoce a su personal, entonces uno sabe qué esperar de él. Al no cumplirse las expectativas, se comienza a depurar, hacer cambios, ajuste en los procesos, hasta despidos enfocados en esta simple filosofía gerencial: Mis amigos son los que me hacen mis trabajos practicando los valores. Es como los equipos de fútbol, baloncesto que el jugador que no está cumpliendo con los que se espera, el director técnico lo saca del partido y si el director no mejora su ‘average' (promedio), se despide también.

Hay una teoría planteada por E. Jaques y K. Cason, ‘Human Capability', en la cual desarrolla el concepto de la capacidad de la persona, es el uso discrecional del juicio en la toma de decisiones dentro de un horizonte de tiempo determinado. La capacidad de una persona es individual, es un proceso mental, el grado en que se valora el trabajo realizado, con conocimiento específico del puesto y sobre la característica emocional de la persona.

Todos estos factores son considerados en la toma de decisión. Recuerda amigo: tú me buscaste porque yo te asesoré y logramos excelentes resultados para la empresa y tus colaboradores. Esa misma filosofía se aplica en toda la estructura jerárquica.

No podemos confundir nuestra amistad con el trabajo, por varias razones: pierde la empresa, yo pierdo mi trabajo y pierde el país. Como dice el refrán: ‘La mejor amistad es la que no perjudica'. Este concepto es aplicable en cualquier escenario donde participa el factor humano. Debes aprender a rodearte de líderes con valores y comprometidos con tu gestión, buscando resultados efectivos y seguros para todos.

DOCTOR EN CIENCIAS EMPRESARIALES.