28 de Sep de 2022

  • Ebrahim Asvat

Columnistas

EE.UU. no tiene amigos, tiene intereses: La Bitácora...

Afectar a terceros inocentes u obligar a terceros a obedecer las designaciones de OFAC es un efecto indirecto buscado por los Estados Unidos

Si uno visita la página web del Departamento de Tesoro abiertamente se anuncia que incluir a personas y entidades en la lista OFAC a propósitos de congelar fondos y bienes en los Estados Unidos o prohibir a empresas americanas comerciar con los afectados es un instrumento de política exterior o seguridad nacional.

Esto es tan obvio como que el agua moja.

Afectar a terceros inocentes u obligar a terceros a obedecer las designaciones de OFAC es un efecto indirecto buscado por los Estados Unidos. El unilateralismo financiero del dólar como medida de coerción un arma de destrucción masiva.

A La Estrella de Panamá y El Siglo han frecuentado embajadores norteamericanos, consejeros políticos, funcionarios de Estado, delegados y visitantes norteamericanos desde que fueron adquiridos por el Grupo WISA. Esto es un hecho público.

Desde hace apenas siete meses atrás, los diarios tienen lepra. Los Estados Unidos los han incluido en la lista OFAC, desconociendo lo imprescindible que ambos diarios son para la libertad de prensa y expresión en el país. Desde que asumí la Presidencia de los diarios, primero El Siglo y luego La Estrella de Panamá , hace ya quince años atrás, se ha hecho un esfuerzo extraordinario para ofrecerle al país un buen periodismo. Cada diario se enfoca a un segmento de la población y con todas las imperfecciones, errores, dificultades que sufrimos, personal y dirigencia siempre hicimos el mejor esfuerzo por llevarle al país los hechos, la realidad y las diferentes perspectivas de los problemas sociales que enfrentamos como nación.

Hoy en día, tanto La Estrella de Panamá como El Siglo son diarios imprescindibles para el país. Tienen una historia, se consolidaron con una línea editorial independiente. Nadie puede decir que a los diarios los tienen en el bolsillo. Mientras estuve en la Presidencia de ambos diarios recibimos el constante y permanente apoyo de la Embajada de los Estados Unidos.

La libertad de prensa y la independencia editorial son baluartes importante para toda democracia. Hoy, luego de mi partida en el año 2011, permanecen vigentes los mismos principios y valores. Reconozco que nada de ese espíritu ha desaparecido. Por ello, salgo a defenderlos.

Señor embajador: Ni en La Estrella ni en El Siglo se lava dinero. Es injusto que ambos diarios sufran una muerte producto de una decisión de política exterior de los Estados Unidos. Este es el momento para recalibrar el discurso político norteamericano. Se nivelará el carácter excepcional de los EE.UU. para los amantes de la libertad o interpretaremos que por una decisión a la cual se resisten corregir se está dispuesto a silenciar medios de comunicación. No es el EE.UU. que conozco.

ABOGADO Y EXPRESIDENTE DEL GRUPO EDITORIAL EL SIGLO Y LA ESTRELLA DE PANAMÁ (GESE).