24 de Feb de 2020

Avatar del Mireya Lasso

Mireya Lasso

Columnistas

Preguntas después del jolgorio de este año

Miles de personas regresan esta semana a las actividades normales que suspendieron hace unos días.

Miles de personas regresan esta semana a las actividades normales que suspendieron hace unos días. Regresan a sus ocupaciones y preocupaciones habituales, supuestamente con nuevos entusiasmos para acometer los temas que fueron puestos en tregua para disfrutar de un período de asueto, agua y desfiles. Hace un año, en ocasión del regreso a la vida normal, planteé cinco temas y cinco interrogantes sobre cinco aspectos que quedaron pendientes al inicio del carnaval de aquel año. Hoy las repito porque parece interesante considerar si, después de doce meses, hemos avanzado, retrocedido o seguimos estancados.

La primera y más trascendental de entonces: ¿Se logrará, a tiempo y sin problemas, la inauguración del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá? Subrayé su importancia especial porque los recursos económicos que esperábamos son necesarios para financiar buena parte del desarrollo del país. Sin duda el Canal siempre debe mantenerse competitivo para el comercio marítimo y no podemos ceder esa capacidad a otras rutas que puedan parecer más ventajosas. Además, no había duda de que los ojos del mundo —y en especial el marítimo— estarían puestos en el compromiso que hicimos los panameños de ampliar el Canal. El 26 de junio del año pasado cumplimos ese compromiso con el éxito esperado.

La segunda interrogante que formulé: ¿Se iniciará el año lectivo sin mayores tropiezos? Señalé que todos los años llueven quejas de padres de familia y de docentes disconformes por las condiciones insatisfactorias para el aprendizaje. Es innegable que el estado de muchas infraestructuras escolares, incluyendo las escuelas rancho, es resultado de años de desatención y es hoy todavía deplorable. No se puede pretender que el problema se resuelva en un santiamén pero es importante que se ejecute un plan multianual que permanentemente asigne suficientes recursos para resolver el problema de las infraestructuras defectuosas. Según reportan funcionarios de MEDUCA, en los últimos meses se han reparado más de 2 mil escuelas y se construyen 50 nuevas en todo el país. Parece un esfuerzo serio.

La tercera: ¿Apoyarán los diputados las reformas propuestas por la CNRE al régimen electoral, sobre todo en topes y controles al financiamiento privado? Como el derroche de agua en culecos fue un insulto el año pasado a ganaderos y agricultores sin agua, el derroche de dinero en elecciones recientes lo es para nuestros pobres. No necesitamos largas campañas electorales con exagerados costos que solo sirven para crear la necesidad de un financiamiento privado que deriva en privilegios escondidos y en poderes malsanos. Creo que en esto estamos estancados.

La cuarta: ¿Para recomponer su maltrecha imagen están los partidos políticos conscientes del valor ético de la política? Hace un año comenté que, iniciándose entonces el camino formal hacia los comicios de 2019, dos virtudes se esperarían de los partidos políticos de manera especial: una real democracia interna y la postulación de candidatos capaces y honestos que cada uno decida ofrecerle a los electores. Está por verse.

La quinta, no menos importante: ¿Se aplicará la justicia en todos los casos actualmente bajo investigación y en los casos aún por investigar? Consideré prudente otorgarles todo el tiempo necesario a las fiscalías para que pudieran realizar complejas investigaciones técnicas que requieren rigurosos conocimientos para no equivocarse, mucha paciencia para no descuidar detalles y total dedicación para culminarlas a satisfacción, incluyendo a los jueces que deberán sopesarán pruebas para culpar o liberar de culpa a los investigados; son tareas muy delicadas para devolver una confianza ciudadana perdida.

La pregunta que podríamos hacernos en esta misma época: ¿Un año después, hemos avanzado, hemos retrocedido o estamos estancados?

EXDIPUTADA