Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Alicia Bárcena

Columnistas

Beca universal y colegios privados

En economía el subsidio se aplica para estimular artificialmente el consumo o la producción de un bien o servicio.

Para ilustrar el siguiente artículo, he querido citar el significado que le da ‘WIKIPEDIA' a la palabra SUBSIDIO. ‘Un subsidio, como estímulo de la economía, es la diferencia entre el precio real de un bien o servicio y el precio real cobrado al consumidor de estos bienes o servicios. En economía el subsidio se aplica para estimular artificialmente el consumo o la producción de un bien o servicio. Son los mecanismos contrarios a los impuestos. También suele otorgarse desde el Estado a las empresas privadas, con el fin de evitar que posibles aumentos de tarifas lleguen a los consumidores finales de los productos o servicios que ellas proveen, y así proteger la economía regional'.

En este caso hablaré de la BECA UNIVERSAL, la cual el Estado ha extendido a los estudiantes del sector privado. Ante el inminente aumento del servicio de enseñanza particular, como consecuencia directa de la equiparación de salarios de docentes a nivel nacional, el Gobierno ha querido consolar a los padres de familia, entusiasmándolo con la ‘opiácea' solución de mitigar el gasto escolar a través de una beca. De esta forma el dinero de la beca universal pasaría a los colegios privados y evitar que el aumento de salarios de los docentes llegue a los padres de familia.

Actualmente, el subsidio de la beca universal se da partiendo de la calificación de 3.0, es decir, que todo estudiante de escuela pública que raya en el fracaso, es merecedor de un premio a la mediocridad y poco esfuerzo intelectual. Para alumnos un poco más aplicados se le exige el promedio de 4.2 (cuando en mi opinión debería ser de 4.5). ‘A grosso modo', analizando a los estudiantes de escuelas privadas, son muchachos que se esfuerzan un poco más en obtener mejores calificaciones académicas, debido a que de algún modo u otro sus padres se encargan de exigirles resultados positivos, ante la inversión que hacen en sufragar los estudios particulares. Imagínense cuando la beca universal se aplique bajo las mismas reglas del sector público al privado; los estudiantes se esforzarán el mínimo, pues con pasar ‘raspando' el ‘3.0', todo queda bien.

El golpe económico ante el alza de matrícula de los colegios particulares, no se evitará con la BECA UNIVERSAL, por la siguiente razón: la mayoría de los padres de familia desvía el objetivo de las becas en otras cosas, tales como comida, vestido y hasta vicios. Es decir, consideran la beca universal como un comodín que ayuda a cubrir otros gastos del hogar, menos para pagar matrícula, comprar libros, entre otros.

Para que la bifurcación de la BECA UNIVERSAL se dirija a ‘padre de familia' y ‘centro educativo privado' y ambas partes gocen de su beneficio, el Gobierno debe percatarse de que ese dinero no va a ser distraído en otras cosas, por parte del padre de familia. Debe utilizarse estrictamente para la matrícula.

Figurativamente, ‘nombre: Alumno; apellido: Colegio'.

Los subsidios no son malos, pero, para su sostenibilidad, el Estado debe gozar de una economía prospera. Pero vivimos en el país de las maravillas y pensamos que nunca vendrán las vacas flacas.

Señores gobernantes: La educación es la mejor arma para sacar a los países de la pobreza, los Gobiernos populistas y dadivosos llevan a la desidia. Obliguen a los padres de familia a hacer uso correcto de la BECA UNIVERSAL.

CELIBETH GÓMEZ MORALES

ABOGADA