Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Avatar del Clarence C. King

Clarence C. King

Columnistas

Debate sobre el ‘matrimonio gay'

Las autoridades gubernamentales deberían ser consideradas legalmente responsables por facilitar y estimular este comportamiento reprobable.

Ateos, izquierdistas y personas de mentalidad liberal dirán que nuestra nación está basada en principios e ideas seculares y que hay separación de poder entre Gobierno e iglesias, aunque eso no está consagrado en nuestra Constitución. Pero dicen eso porque no quieren someterse a una autoridad superior. Quieren que Dios y Sus leyes morales y estándares de conducta sean separados del Gobierno y la sociedad para que puedan decidir ellos mismos sobre moralidad y conducta. El buen comportamiento y la moral no son algo que podamos legislar su existencia. Depende del compás moral de cada individuo.

La legalización del ‘matrimonio' gay debilitaría aún más una institución ya débil e inestable que es esencial para el bienestar de los niños y la sociedad, y solo añadiría a la desestabilización de los niños que siempre se verán privados de uno o ambos padres biológicos.

Cada individuo que ha adoptado una identidad homosexual o lesbiana, sabe intuitivamente que lo que está haciendo es antinatural, anormal, autodestructivo y contrario a las palabras de Dios. Esa es precisamente una de las razones por las que tienen que negar la existencia de Dios. Según el difunto papa Juan Pablo II, ‘ninguna ideología puede borrar del espíritu humano la certeza de que el matrimonio existe únicamente entre un hombre y una mujer'. El papa Benedicto afirmó que el ‘matrimonio gay amenaza el futuro de la misma humanidad'. En otras palabras, ‘el matrimonio gay' es incompatible con las creencias, los textos sagrados y la tradición de todas las religiones existentes. Ninguna religión sobre esta tierra, cristiana o no, la acepta como normal o natural.

Debemos respetar a la inmensa mayoría de nuestra población que cree que la palabra ‘matrimonio' tiene un fundamento bíblico, espiritual y místico. Hay muchas razones por las que la sociedad tradicionalmente ha rechazado el ‘matrimonio gay'. La razón primordial, entre muchos, es proteger los derechos naturales de los niños a conocer y estar en relación con sus padres biológicos. Hoy en día, los niños son blancos de los homosexuales, y se les lava el cerebro para creer que la homosexualidad es el equivalente moral de la heterosexualidad.

Las autoridades gubernamentales deberían ser consideradas legalmente responsables por facilitar y estimular este comportamiento reprobable. Personalmente siento que el ‘matrimonio homosexual' es una clara señal de declive en nuestra civilización; no una mejora y ciertamente no es una iluminación. Estoy realmente preocupado por nuestras sociedades, si esto siquiera es un tema que merece ser debatido.

Hay un propósito para el matrimonio heterosexual: para fortalecer la familia, reproducir y criar descendientes. ¿Cuál es el propósito del ‘matrimonio gay', aparte de ir contra la naturaleza y crear consecuencias negativas a largo plazo para la sociedad? El verdadero matrimonio va en contra de dos de los objetivos principales del movimiento lesbiano-homosexual: la afirmación de la identidad y cultura gay y la validación de muchas formas de relaciones. Nuestra sociedad puede regular y elegir no permitir los matrimonios gays, así como no permite que una persona se case con más de una persona o que menores de edad o parientes cercanos se casen.

Uno puede argumentar tanto como sea posible que la homosexualidad y el lesbianismo son naturales y normales y que se puede nacer gay; pero todos sabemos lo que es la naturaleza, lo que es normal y natural y lo que no lo es. No es cuestión de derechos ni de a quién amamos o de igualdad de oportunidades. Es cuestión de sentido común, de ser sabio y respetuoso de la Naturaleza y del cuerpo humano.

El matrimonio no significa beneficios económicos ni prácticas sexuales exóticas. El matrimonio significa responsabilidad, humildad, reproducción, y criar y cuidar descendientes. El matrimonio homosexual sería un plagio inmaduro que dañaría la imagen del matrimonio y lo haría menos atractivo.

Las uniones civiles pueden legislarse para proporcionar los beneficios y protecciones que las parejas homosexuales desean sin cambiar la definición de matrimonio, incluyendo los beneficios de seguro de salud y de herencia.

PLANIFICADOR JUBILADO.