Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Álvaro Alvarado

Columnistas

CSS: una institución que agoniza

El nuevo director asume el cargo en uno de los momentos más críticos de la Caja de Seguro Social

Esta semana asume la dirección de la Caja de Seguro Social (CSS) el doctor Alfredo Martiz, un destacado profesional de la medicina, con más de 30 años de experiencia nacional e internacional que en los últimos años ha ocupado cargos diplomáticos de alta jerarquía en Japón y Taiwán. Martiz no es miembro de ningún partido político; sin embargo, su vocación de servicio lo ha llevado a asumir distintos retos en beneficio de la nación panameña.

Alfredo Martiz entra a ocupar el cargo de director de la Caja de Seguro Social faltando 29 meses para que concluya el período que inició el 1 de octubre del 2014 el licenciado Estivenson Girón, quien tuvo que renunciar al puesto, en medio de una de las crisis más graves que ha enfrentado la institución y momentos en que la Junta Directiva allanaba el camino para su destitución.

En una conversación que tuve con el nuevo director de la Caja de Seguro Social, mi primera pregunta fue ‘¿dígame la verdad, pero a quién se le ocurre dejar un cargo diplomático que no representa ningún estrés para venir a un país como este a asumir la dirección de una institución saturada de problemas?'. Algo así como tomar el timón de un barco a la deriva, con un daño en la máquina y con el compromiso de llevarlo a puerto seguro con sus ocupantes sanos y salvos.

‘De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco', fue la respuesta inicial del doctor Alfredo Martiz. Acto seguido señaló que todo buen panameño debe aportar sus conocimientos al desarrollo del país, convencido de que Panamá tiene un valor enorme y que tenemos todos que desarrollarla.

El nuevo director asume el cargo en uno de los momentos más críticos de la Caja de Seguro Social, donde su antecesor, en sus 22 meses de gestión, no pudo resolver ninguno de los problemas que aquejan a los asegurados y beneficiarios.

Falta de medicamentos, mora quirúrgica, demora en las citas médicas, escasez de médicos especialistas, de insumos, ambulancias y de reactivos para los laboratorios son algunos de los problemas a los que tendrá que hacerle frente el doctor Alfredo Martiz. Tratar de resolver esto en 29 meses, es una tarea difícil, por no decir imposible, pero más complicado será lograr devolverle la mística al funcionariado de la Caja de Seguro Social, momentos en que una gran parte del recurso humano que labora en la misma parece haber perdido el sentido humano en el trato al paciente que llega en busca de atención a las distintas instalaciones de la institución.

En la conversación con el nuevo director le hablé de la importancia que tiene en una organización como esta el factor comunicación, ya que el usuario del sistema necesita estar informado de forma permanente sobre el trabajo que se hace, a la vez de todos los cuidados que debe tener para prevenir enfermedades y tener bien claro cuál es el uso adecuado que debemos darle a los cuartos de urgencia en todo el país, ya que en Panamá nos hemos acostumbrado a que hasta por una uña encarnada acudimos a una urgencias.

En materia de invalidez, vejez y muerte, el nuevo director se enfrenta a una gran incertidumbre, porque el programa solidario necesita una fuerte inyección financiera que le dé vida por varios años más y las opciones para lograr su salvación no son muchas ni son muy agradables, a pesar de que el anterior director de manera irresponsable dijo a los medios que no sería necesario aumentar la cuota obrero patronal ni la edad de jubilación, sin siquiera contar con un informe actuarial vigente que le permitiera estar claro del estado de salud de las finanzas del Programa IVM. Es necesario tener toda la información financiera de la institución y sentarse a definir las fórmulas para atacar el problema de raíz o llegará el momento en que las alternativas de solución serán demasiado costosas y traumáticas para la población.

El doctor Martiz es un hombre que proyecta capacidad y muy buenas intenciones para enfrentar los grandes retos de la Caja de Seguro Social; sin embargo, quiero pedirle al presidente Juan Carlos Varela, a los altos funcionarios de este Gobierno y a todos los partidos políticos que, por favor, se hagan a un lado, saquen la política de la Caja de Seguro Social y dejen trabajar a este hombre que ha venido al país a tratar de lograr un golpe de timón en materia de salud y seguridad social.

PERIODISTA