La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Juan Carlos Más S.

Columnistas

Para ir al mundial hay que ganar en casa y sumar afuera

Lo que a Hernán Darío “Bolillo” Gómez le cuesta entender es que las cosas son así

.

Por Juan Carlos Mas Schiappa-Pietra

Lo que a Hernán Darío “Bolillo” Gómez le cuesta entender es que las cosas son así. Su liviandad, la imposibilidad de discutir nada en serio, con fundamentos, sin frases huecas, acomodaticias y dependientes de los resultados, es lo que tiene furioso y en pie de guerra siempre, al técnico de la selección nacional.

Como aquel protagonista que se siente herido por las críticas, “Bolillo” Gómez se justifica por el lado que todo tiene un límite y sale a intercambiar golpes con la prensa, a quienes por lo general considera “sus enemigos”, salvo por algunos aduladores de siempre.

Al no conseguir mayor respaldo, porque todos en Panamá saben que es imperioso sumar puntos en esta doble fecha FIFA, pidió una tregua, un “time out” y desde las redes sociales le respondieron con más ansiedad. Neurosis alrededor del seleccionado.

El director técnico tiene que empezar a entender que después de sumar un punto de seis posibles, en la última doble jornada, está prohibido perder en Costa Rica. Tal como usted lo está leyendo: Si quiere clasificar al mundial, no tiene derecho a regresar derrotado.

Seguramente ante tales exigencias “Bolillo” podrá decir ¿En San José? ¿Con Costa Rica? ¿Desde Cuándo se va allí y se gana? ¿O no perdieron todas las generaciones de fútbol cada vez que cruzaron a San José? Historia, señor, justamente lo suyo, es cambiarla, precisamente para eso fue contratado, para cambiar la historia e ir al mundial.

Usted vaya y gane, o en el peor de los casos empate. Que para eso fue que Dios creó el cielo y el purgatorio, y el infierno también, no hace falta decirlo.

Claro está, los cómplices de siempre ya abrieron el paraguas: “Si se pierde con Costa Rica, la solución es ganarle a Honduras en el Rommel Fernández”. La frase parece zonza, pero tiene un peso específico, que no es ni más ni menos que una protección al DT, ante una eventual caída en el Estadio Nacional de La Sabana.

Dicho de otra forma; es quitarle de antemano la idea a la fanaticada y a los medios de comunicación, que un traspié no implica necesariamente un cambio de técnico de forma inmediata, aunque muchos desearían lo contrario.

Lo cierto es que al estratega colombiano se le estaría terminando el crédito y a Panamá las chances de ir al mundial, de no sumar al menos 4 unidades en los próximos días.

En defensa de Bolillo puedo decir que las discusiones futboleras en este país no pasan nunca  por la posibilidad de haber sobredimensionado el supuesto “poderío” de Panamá en el área.

Crecimiento si, confirmado. Pero solo para equipararnos con el resto de los países que navegan en la mitad de tabla de posiciones en el área, no para creer que con esta generación de jugadores, necesariamente se deba clasificar siempre a los mundiales.

¿Qué jugador de las decenas que se vendieron en los últimos tiempos es súper figura en el extranjero? ¿Dónde están los fuera de serie? Simple, hay mucho menos talento de lo que se quiere hacer creer.

A pesar de estos antecedentes la consigna en San José debe ser ganar o en el peor de los casos empatar y seguir sufriendo.

Perder, si se quiere ir a Rusia, no es una opción y el técnico lo sabe, aunque por soberbia le cueste reconocerlo.