La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Alexis Sánchez

Columnistas

Caso Gallego y los silencios delatores

¿Por qué guardan silencio las autoridades de ayer y hoy?   ¿Será que el pacto continúa?

Caso Gallego y los silencios delatores

Tras haber escuchado a Edilma Gallego divulgando las revelaciones del fallecido Manuel Antonio Noriega, no dejo de preguntarme: ¿por qué los aludidos guardan silencio? Me refiero al silencio de Roberto Díaz Herrera que siempre había hablado, pero ahora cuando se le señala como el cuñado de Esaú Ruiz, quien habría propinado la despiadada golpiza al sacerdote, guarda silencio. Me refiero al silencio del Estado Mayor (algunos viven todavía) que decidió expulsar a Gallego del país y de las autoridades que desde 1999 hasta hoy (y enfatizo hoy) impiden que se hagan pruebas serias de ADN para identificar al padre Gallego entre los restos hallados en Los Pumas.

Edilma dijo: en 1999 se descubrieron unos restos en Tocumen presumiéndose que pertenecían al padre Gallego; ella vino a Panamá y logró hablar con Nivaldo Madriñán que está en la cárcel por el juicio del caso Gallego que había terminado en 1993; a Madriñan se le acusó de haber matado al cura y haberlo enterrado en Cañazas. Estando preso, él dijo a la Iglesia que Gallego estaba enterrado en Tocumen, pero nadie le hizo caso y unos años después (en 1999) otro testigo habló y, efectivamente, allí se hallaron unos restos. Cuando Edilma llega en 1999 y habla con Madriñán, este le dice que ‘si los restos estaban custodiados por el Ministerio Público estaban en ‘las peores manos', porque serían desaparecidos para evitar que él fuera exonerado de culpa porque, si ahora resultaba que estaban en Tocumen, la pregunta sería: ¿qué hacia él detenido, si supuestamente había enterrado al cura en Cañazas? En el curso de los años, Edilma habló con Roberto Díaz Herrera y Rubén Darío Paredes y ambos culparon a Noriega por la muerte del padre Gallego. Edilma logró entonces hablar con Noriega, quien finalmente contó su versión: 1.Moisés Torrijos presionó a su hermano Omar para que se sacara a Héctor de Santa Fe, pues afectaba a sus familiares; 2. el Estado Mayor decide sacar a Gallego (en 1971 formaban el Estado Mayor Omar Torrijos, Rodrigo García, Florencio Flores, Armando Contreras, Manuel Noriega, Rubén Paredes, Manuel Araúz y Simón Ferrara); 3. El cuñado de Díaz Herrera vivía en Santa Fe y odiaba a Gallego porque él frustró su intento de usurpación de un terreno perteneciente a una pobre campesina y, en represalia, intentó quemarlo vivo; sabiéndose todo eso, este cuñado fue designado para guiar a los Macho de Monte hasta Santa Fe, para que se llevaran al padre Gallego; 4.cuando lo capturan le dieron un empujón que le fracturó una costilla y le perforó un pulmón y luego el cuñado le propinó una golpiza que le provocó fractura de su cráneo y dejándolo en coma por tres días; 5. Torrijos ordena traer al cura a la ciudad de Panamá y hace que un médico lo examine, quien le dice que quedaba nada por hacer, por lo que se toma la decisión de poner fin a su vida descargando un ‘tiro de gracia' y enterrándolo en Tocumen, Motor Pool; 6. En 1999 se exhuman los restos, pero las autoridades los cambian por otros para que se identifique a Heliodoro Portugal y se desaparezca, por segunda vez al padre Gallego. Esto último lo dijo Edilma para hacer notar que se cumplió así lo que había dicho Madriñán que iba a ocurrir, pero ahora en el 2015 Noriega insiste que Gallego sí fue enterrado en Motor Pool, cosa que la Iglesia ha dicho a este Gobierno hace tres años, pero nuevamente el silencio, no hay respuesta.

Si la versión de Noriega es cierta, ahora se pueden entender ciertas cosas. Una de ellas es la negativa de los Gobiernos para detener a Eugenio Magallón, otro de los implicados en el caso. Él se dio a la fuga y amenazó con divulgar lo que sabía si era capturado. En 1971, él había hecho un informe a Noriega, acreditando la autoría de la quema del rancho del padre Gallego, a manos del cuñado de Díaz Herrera, llamado Esaú Ruiz y ahora en el juicio amenazaba con divulgar que este pariente de los militares en el poder, había sido autor del crimen que dejó al borde de la muerte al padre Gallego. Ahora esto es lo que ha revelado Noriega.

¿Por qué calla el excoronel Díaz Herrera? ¿Por qué las autoridades del Ministerio Público de ayer (el procurador José Sossa y el fiscal Carlos Augusto ‘Yuto' Herrera) guardan silencio ante la acusación de un cambio de huesos en 1999 para que no se identificara a Gallego? ¿Por qué la procuradora de hoy y el presidente Varela nada dicen sobre lo que mencionó Edilma Gallego? Ella dijo que ya van tres años desde que se solicitó al Gobierno permitir que científicos confiables de afuera revisaran las exhumaciones de Motor Pool y hagan nuevas pruebas de ADN para identificar a Gallego, pero las autoridades se oponen con su silencio de tres años. Ella fue clara al decir que la iglesia viene pidiendo eso y es aquí donde insisto en preguntar: ¿por qué guardan silencio las autoridades de ayer y hoy?

¿Será que el pacto continúa?

EXINVESTIGADOR DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD.