Temas Especiales

08 de Apr de 2020

José María Gómez Vallejo

Columnistas

Hipocresía de Europa en los fondos para cooperación*

El ‘Fondo Europeo de Desarrollo' se fundó para eliminar la pobreza en las antiguas colonias de los países imperialistas

La Unión Europea destina cientos de millones de euros, que deberían emplearse como ayuda a los países empobrecidos del sur sociológico, para financiar proyectos de vigilancia y repatriación de migrantes, como denuncia el Parlamento Europeo. Parte de los fondos de cooperación al desarrollo se destinan para evitar los flujos migratorios de África hacia Europa, en lugar de invertirlos en educación y empleo.

El ‘Fondo Europeo de Desarrollo' se fundó para eliminar la pobreza en las antiguas colonias de los países imperialistas, pero desde el 2015, tras la creación del ‘Fondo Fiduciario de Emergencia para África', su objetivo ha derivado de la ayuda humanitaria hacia el control de fronteras. Ya que, de los 2800 millones de euros que el Fondo de Desarrollo deriva al Fondo de Emergencia, el 20 % no se dedica a determinados países africanos con pocos recursos, sino aquellos países de origen y tránsito de inmigrantes.

El objetivo oculto de Europa se basa en cortar las rutas migratorias para frenar a todas aquellas personas que buscan cruzar el Mediterráneo. De este modo, los fondos europeos sirven para financiar equipos militares, formar policías, construir centros para inmigrantes repatriados, así como desarrollar sistemas de reconocimiento para facilitar las expulsiones.

‘El objetivo de la cooperación al desarrollo es solo uno: la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades, los proyectos de formación y gestión de fronteras hacen lo contrario. Existe el riesgo de que aumenten aún más', afirma Elly Schelein, diputada italiana del Parlamento Europeo. Esta institución denuncia que ‘se han desviado créditos de los objetivos y principios establecidos para canalizarlos a través del Fondo Fiduciario de la UE para África, lo que representa una violación de las reglas financieras y compromete el éxito de las estrategias a largo plazo de la Unión'. El fondo gestiona miles de millones de euros, pero no está sujeto al control del Parlamento, órgano de la UE elegido democráticamente por los ciudadanos.

Los Gobiernos y organizaciones europeos deberían promover medidas que posibiliten el desarrollo digno de aquellos que más lo necesitan, evitar que las personas se vean abocadas a arriesgar su vida en busca de un futuro mejor, y si no fuera posible atajar las causas por las que emigran, trabajar para que puedan llegar a su destino y favorecer su inclusión. Europa destina grandes cantidades de dinero para cumplir estos objetivos, pero una parte desempeña otra función nada humanitaria, que incentiva la militarización y defensa de las fronteras en detrimento de libertad y la ayuda internacional, lo que demuestra la hipocresía de Europa en el uso de los fondos para cooperación.

PERIODISTA; TWITTER: @JMGOMEZVALLEJO.

*CENTRO DE COLABORACIONES SOLIDARIAS (CCS), CCS@SOLIDARIOS.ORG.ES.