Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Noviembre para recuperar el honor

Esta Patria es de los mártires del 9 de Enero de 1964, como dice Rubén en su canción y que aún gritan entre un silencio que se hace más profundo

Noviembre para recuperar el honor
Noviembre para recuperar el honor

En tiempos de fiesta, como hoy, reafirmo el amor por la Patria. Pero en ese marco, también espero que este próximo jueves 9 de noviembre, si se da la audiencia en el caso de Odebrecht, marque un antes y un después en la lucha contra la corrupción.

La Patria preocupa porque en medio de las dianas, los desfiles, las bandas, los estudiantes y las autoridades en todo el país, y ante el hecho de que llegan a convivir entre nosotros cada año nuevos emigrantes, me perturba aceptar que muchos de los que nacieron aquí, los que han estado hace décadas y los que recién llegan, no comprenden qué hace que este Panamá sea hoy lo que es.

Dice Rubén que ‘Patria son tantas cosas bellas' y para entender y quererla tienen que ir más allá de las oportunidades de llegar y poner un negocio. De sacarle un millón de dólares en el matraqueo y el juegavivo, aunque muchos solo lo vean así. Los que controlan la economía; y, en el proceso, sentir orgullo por las limosnas que se vanaglorian en darle a la población a través de los subsidios.

Esta Patria es de una dignidad que ya no percibo compartida. Se esfuma con el tiempo. Para mencionar algunos episodios, es la Patria de los que salieron a defender la dignidad nacional el 12 de diciembre de 1947 (en rechazo a los Convenios Filos-Hines), los miles de compatriotas organizados en la gloriosa Federación de Estudiantes de Panamá, así como el Frente Patriótico de la Juventud, el Magisterio Panameño Unido, la Asociación Nacional de Educadores y la Unión Nacional de Mujeres, entre otras organizaciones.

Este país es, porque hace 59 años, el 3 de Noviembre de 1958, un número plural de patriotas (diputados —no como los de ahora—, profesores, profesionales y estudiantes) tuvieron la osadía de ingresar y recorrer las calles de la Zona del Canal, vedada a los panameños, enarbolando la bandera nacional.

Esta Patria es de los mártires del 9 de Enero de 1964, como dice Rubén en su canción y que aún gritan entre un silencio que se hace más profundo: ‘Bandera, Bandera, Bandera', en medio de la opulencia, los rascacielos y los sobrecostos. Y esta Patria es lo que es porque a esa gesta de enero del 64 se sumaron cientos y cientos de panameños que, sin celulares, Twitter ni Facebook, se lanzaron a la calle y pusieron el pellejo en defensa del honor y la dignidad nacional.

Esta Patria es de los negociadores, los de todas las épocas. De los panameños que, aun laborando en la Zona del Canal bajo administración de los Estados Unidos, desde adentro, asumieron su rol de patriotas en defensa de los intereses de la Nación. Esta parte de la historia está aún por ser documentada, contada, reconocida y honrada.

El sentido de Patria y la consolidación de este país como ente independiente se debate hoy entre la corrupción; marcadas desventajas sociales e imposiciones de un grupo minoritario sobre el resto, en la toma de decisiones sobre las cosas del Estado; aunado a las fallas de nuestro sistema educativo, el pobre papel de los medios masivos de comunicación en el deterioro de nuestra identidad nacional y social; y la falta de políticas culturales definidas.

En un mes de celebraciones, celebremos todos aquellos acontecimientos que muchos no quieren recordar; y, los que llegan por primera vez no tienen idea de que se dieron para que esta tierra pudiera ser verdaderamente libre e independiente.

El sonido de la caja registradora, como decía Omar Torrijos, es lo que nos guía por los senderos del futuro. A los muchachos solo se les habla de país de ‘primer mundo', desarrollo tecnológico e innovación. Hay quienes seriamente quieren desaparecer el pasado.

Tengo dudas, serias dudas, de que podamos recobrar ese sentido de pertenencia patriótica, más allá del fútbol y la Marea Roja. Y todos los sentimientos y las entregas por la dignidad nacional; las realizadas a lo largo del siglo XX. Igual que otros, quiero que este Panamá sea fuerte y productivo para todos, con la dignidad de su historia. Pero eso solo se logrará cuando los corruptos paguen sus culpas y los dineros sean recuperados para reconstruir el país con honor patriótico que todos nos merecemos.

COMUNICADOR SOCIAL.

‘[...], me perturba aceptar que muchos de los que nacieron aquí, los que han estado hace décadas y los que recién llegan, no comprenden qué hace que este Panamá sea hoy lo que es'