La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

José A. Guilbauth G.

Columnistas

Universidades: ¿por qué invertir en tecnologías educativas?

Estas acciones tienen un denominador común, sus usuarios son de la GERACIÓN XYZ

Haciendo una revisión a las diez primeras universidades que están en el ranking universitario latinoamericano, podemos observar que gran parte de ellas poseen servicios de educación continua y a distancia, tanto en los niveles de pregrado, grado y extensión, así como todo tipo de estrategias docentes y administrativas de sus universidades. Estas acciones tienen un denominador común, sus usuarios son de la GERACIÓN XYZ, los cuales han manipulado diversas tecnologías por más de 15 años.

De todos es conocido que los usuarios de cualquier centro de educación superior buscan las mejores experiencias de aprendizaje que los lleve a configurar y consolidar el perfil necesario para enfrentar los retos del siglo XXI.

Ante esta realidad se hace prioritario en toda institución universitaria contar con todas las tecnologías educativas que puedan producir nuevas estrategias en la metodología de enseñar del docente universitario y, consecuentemente, de aprender sus alumnos. Resultaría muy frustrante para un estudiante universitario haber empleado en sus asignaciones educativas todo tipo de tecnologías educativas en su hogar y algunos centros educativos de educación media y llegar a un centro universitario en donde la palabra (método expositivo-magistral) es la base para desarrollar los contenidos curriculares de asignaturas de un determinado plan de estudio de alguna oferta de dicho centro universitario.

¿Qué deben hacer las UNIVERSIDADES para enfrentar el impacto y beneficio pedagógico de las tecnologías en el acto didáctico de su razón de ser: LOS ESTUDIANTES?

El primer paso de una universidad pertinente con sus usuarios es, construir un PLAN ESTRATÉGICO que, dentro de sus ejes temáticos, incluya la adquisición, manipulación y uso racional de tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Una vez que se consolide el PLAN ESTRATÉGICO UNIVERSITARIO, podemos estar seguros de que debe tener un gran porcentaje de PROYECTOS destinados a que las TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS apoyen el acto didáctico de una manera eficiente y significativa en cada uno de universitario.

El empleo de TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS en un centro universitario es una toma de decisión actualizada cargada de actividades innovadoras y pertinentes para hacer frente a los retos y exigencias de la sociedad actual.

El uso de las TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS debe estar encaminado a potenciar al máximo sus utilidades para el logro eficiente de aprendizajes significativos.

Cada vez que el docente, el estudiante y administrativo de una institución universitaria emplee racionalmente las TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS en sus actividades pedagógicas partirán con éxito en el logro de los resultados previstos en su planificación.

Hasta el momento las diversas herramientas que nos ofrecen las TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS son variadas y expuestas a una aplicación técnico-pedagógica no empíricas.

El proceso de asimilación de las TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS por parte de las INSTITUCIONES UNIVERSITARIAS es poder dotar a la comunidad educativa de instrumentos que apoyen de la mejor manera el acto didáctico de una forma anticipada en procesos educativos previos. De esta forma las instituciones universitarias cumplen el primer requisito de ofrecimiento de escenarios innovadores y apropiados para lograr perfiles que exige la sociedad del futuro.

Limitar al cuerpo docente y estudiantes de los beneficios de las tecnologías educativas es una actitud egoísta y poco responsable de la institución, que debe brindar un verdadero profesional competitivo a la sociedad que lo reclama con tanta ansiedad.

DOCTOR EN EDUCACIÓN, DOCENTE UNIVERSITARIO.