27 de Feb de 2020

Augustro García

Columnistas

Ruta de la seda en Panamá

Ahora, el hecho que las compañías chinas estén participando en más licitaciones y proyectos, no es casualidad.

En días recientes, un consorcio chino se ha adjudicado la licitación para la construcción del cuarto puente sobre el Canal de Panamá, el cual es, sin duda, una de las obras más fundamentales de la última década. Esa obra de conexión resulta urgente e insoslayable para la gran cantidad de mano de obra que se desplaza hacia la ciudad capital para generar ingresos y dar movimiento a la economía del país.

Ahora, el hecho que las compañías chinas estén participando en más licitaciones y proyectos, no es casualidad. Este suceso, se debe a dos factores, uno más conocido que otro. El primero, es el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Panamá, lo que ha acontecido hace poco más de un año y, la Iniciativa de la Ruta de la Seda (conocida en inglés como The Belt and Road Initiative). La Ruta de la Seda es una iniciativa, propuesta por el gobierno de China, que tuvo sus orígenes en un discurso del presidente Xi Jinping en el año 2013. Enfocando como propósito facilitar el comercio y las inversiones entre diversos países y regiones del mundo en el siglo XXI, tal y como aconteció en el pasado con la conocida Ruta de la Seda original, que tuvo sus orígenes en la dinastía Han alrededor del año 207 a.C. y permitió que hubiese mayor interacción de personas y culturas, intercambio o trueque de productos, entre personas de nacionalidad china, árabe, persa, siria, armenia, somalí, interalia.

Pero ¿cómo pretende esta iniciativa facilitar el comercio y las inversiones en el siglo XXI? A través de la construcción de infraestructuras, que permitan el intercambio, importación y exportación más ágil de mercancías entre diversas naciones. Ahora, el lector se preguntará ¿de dónde saldrá el dinero? El dinero para estos proyectos de infraestructura puede provenir de: a) Fondo de la Ruta de la Seda, que fue creado por la República Popular China para financiar estos proyectos de medio a largo plazo en los diferentes países para promover el comercio; b) del Banco Asiático de Inversiones de Infraestructura (AIIB por sus siglas en inglés), el cual es un banco multilateral con un capital de cien billones de dólares, liderado por China pero que ya cuenta con más de 60 países miembros.

Es decir que, China concertando relaciones diplomáticas y económicas más estrechas, lo que lleva a que China tenga un mayor protagonismo en los asuntos mundiales. Sobre este punto, debemos recordar que en lo últimos años desde 1978 China adoptó una política de atracción de inversiones a su país, con fábricas con mano de obra barata, zonas económicas especiales que hicieron que muchas inversiones entrarán a China, pero ahora, están visitando a los países, es decir ahora buscan invertir en las naciones donde entablen relaciones económicas y de amistad. No obstante, se podría percibir que esta iniciativa de China es una estrategia de hegemonía, lo que está alejando de la realidad, pues en ese sentido debe tenerse mucho cuidado al referirse a la Iniciativa de la Ruta de la Seda, ya que es eso exactamente, una iniciativa o propuesta, basada en principios como la equidad, beneficio y el respeto mutuo, la no intervención en asuntos internos, es decir que la propuesta puede ser tanto aceptada como rechazada por el otro contratante, en el caso de concretarse se realiza a través de un Memorando de Entendimiento.

Todo lo anterior, nos lleva a que ha llegado el momento para China de ampliar la Nueva Ruta de la Seda a un lugar donde la original no llegó, a Latinoamérica, y es allí donde entra el papel geoeconómico de Panamá, con proyectos como el ferrocarril que irá de un punto a otro del país conectado al sur con el norte del continente. A pesar que, el mencionado proyecto del cuarto puente no será financiado por las fuentes arriba mencionadas y será financiada a través del pago de peaje que administrará la nueva Empresa Nacional de Autopista Oeste (ENA-Oeste), es importante destacar la guía o referencia que tiene la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda, ahora en su etapa en Latinoamérica y en específico en Panamá, lo que abrirá un nuevo espectro de inversiones procedente de la república milenaria, siguiendo el proyecto a largo plazo junto con el principio de la Iniciativa, la equidad y el beneficio mutuo.

ABOGADO