Temas del día

28 de Feb de 2020

Antonio Clement

Columnistas

¿Quién manda en Panamá?

‘Ojalá, entre los aspirantes a Presidentes tengamos un Pericles, nacionalista e incorruptible, que acabe de raíz con el estatus de estos gánsteres'

Siempre se nos enseñó en la escuela en forma de ingenua teoría e ideal que había tres poderes en una nación: El Ejecutivo, El Legislativo y el Judicial. Luego, aunque no aceptado con el rigor de la formalidad nos indican que había un cuarto poder: los medios de comunicación o prensa.

La realidad es que los medios de comunicación, por más imparcial que deseen ser algunos de sus periodistas, nunca podrán serlo. La razón es muy simple, nunca podrán morder la mano al que les da de comer. En otras palabras, su línea editorial debe enmarcarse a los designios y lineamientos del DUEÑO de ese medio, llámese periódico, radio o televisión.

¿Pero a quién representa entonces ese cuarto poder? Pues nada más y nada menos que al verdadero poder oculto EL PODER ECONÓMICO; ese al que yo denomino, el verdadero titiritero del país, el tiburón intocable, la verdadera y gran garrapata.

¿Cómo opera ese poder económico? Pues ellos, además de poseer los medios de comunicación, o los principales medios de comunicación, financian cada quinquenio, campañas para presidente, alcaldes, legisladores y otros puestos de elección popular en todos los partidos y candidaturas independientes; ponen y quitan ministros, sobornan y coimean a través de sus esbirros (usualmente de rango ministerial, directivo o miembro en juntas directivas) a cuanta autoridad necesiten su firma, sea del ejecutivo, del legislativo o judicial. Se adueñan de toda concesión logística, estratégica y vital para el desarrollo de Panamá como plantas de generación eléctrica de alta rentabilidad, poniendo en sus arcas y cuentas privadas miles de millones, aprovechándose de la corrupción imperante, lo que, bajo la administración de un gobernante estadista, hubiera ingresado al estado, para escuelas, salud, etc. Gobierno tras gobierno este PODER ECONÓMICO corruptivo y creciente, bajo su estructura operacional mafiosa, sustrae miles de millones que hurtan al estado, sin que nadie los persiga y les haga devolver todo lo que roban el pueblo. En la época de Pericles, o con un gobernante incorruptible de verdadera genética nacionalista, ese grupo de mafiosos, serian exiliados y sus fortunas, corruptamente adquiridas, serian devueltas al Estado.

¿Cuál es la estrategia de estas familias criminales de saco y corbata? Siendo un cáncer creciente y cada vez más dominante, promueven la mediocridad y el embrutecimiento masivo utilizando como primera herramienta sus medios de comunicación, a través de programación basura con cero aportes a la intelectualidad del panameño. Por otro lado, entretienen a la masa con sus circos televisivos y escritos, haciendo ver que la corrupción principal es de los políticos a quienes dedican horas y horas en sus noticieros, culpándolos de todo lo malo que sucede en Panamá. La realidad es que esos políticos y jueces que ellos mismos propusieron, financiaron y coimearon, son solo las sardinitas en la cadena de la corrupción, y son ellos, la mafia financiera, los grandes tiburones y dueños de todos los monopolios de alta rentabilidad, corruptamente adquiridos. Además, son ellos y su mecanismo capitalista de absoluto monopolio, el principal promotor e impulsor de la sociedad anárquica y corrupta.

Creo y estoy a favor del capitalismo con competencia y con un sistema político y judicial sano. Un capitalismo como el que hay en mi país, de monopolios, es una dictadura mafiosa financiera; lo cual además de corrupta y ambiciosa, no mide daños causados a la sociedad y no permea ni distribuye riqueza.

Esta infame dictadura impuesta por una mafia financiera corrupta, que mantiene a gobierno tras gobierno comiendo en su mano y desangrando a Panamá, no se va a terminar, ni con cambio de gobierno, ni con constituyentes. Los medios de comunicación solo siguen las líneas editoriales de sus dueños y jamás oirás en esos medios, mencionar para nada el nombre de sus amos (como dirían en Harry Potter, los inmencionables). Los periodistas en planilla de esos medios, solo tienen aprobado disparar del ejecutivo hacia abajo, nunca del ejecutivo hacia su padrino o donante de campaña.

Ojalá, entre los aspirantes a Presidentes tengamos un Pericles, nacionalista e incorruptible, que acabe de raíz con el estatus de estos gánsteres, que han penetrado toda nuestras instituciones y partidos políticos con sus fichitas, amanuenses, lacayos y esbirros. La misión no es fácil, pero podemos alcanzar por fin la victoria, si hacemos conciencia y nos proponemos. Un país ilustrado y unido por una causa, puede más que todos los millones del mundo corruptamente adquiridos.

INGENIERO ELECTROMECÁNICO