La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Rafael Carles

Rafael Carles

Columnistas

No más apps para niños: ¡punto!

‘Zuckerberg [...] podría de un plumazo decidir si lo mantiene o lo elimina (a Messenger Kids). Y debería eliminarlo de inmediato, porque Facebook puede necesitar niños, pero los niños no necesitan Facebook'

Es increíble que después de las impetuosas críticas del papel de Facebook en la difusión de ‘noticias falsas' a inicio del año pasado, Mark Zuckerberg insiste en que su empresa es buena para el bienestar de las personas. Ese es el colmo de la hipocresía, especialmente porque dos meses después de su comparecencia ante el Senado estadounidense y de su gira por todo el mundo pidiendo disculpas, Facebook lanzó Messenger Kids, su primera aplicación gratuita, dirigida directamente a niños menores de 12 años.

Según Facebook, la nueva aplicación hará más fácil a los niños chatear, postear videos y enviar mensajes a familiares y amigos. Los beneficios de este producto para Facebook son claros: inculcar lealtad a la marca entre los usuarios jóvenes es una forma de garantizar el uso continuo de la red social cuando sean adolescentes y adultos. No olvidemos que la lealtad a la marca de por vida generalmente es el objetivo de cualquier compañía cuando comienza a apuntar a niños, llámese cereales, bebidas azucaradas, comida chatarra, etc.

Lo que también está claro es cuán mala puede ser la aplicación para los niños. Estudios muestran que el uso excesivo de dispositivos digitales y redes sociales es dañino para los niños y adolescentes. El tiempo que pasan conectados en las redes sociales se ha relacionado con la depresión en jóvenes y la insatisfacción con la apariencia, la familia y la vida en general. Según informes, los adolescentes que pasan de seis a nueve horas a la semana en las redes sociales tienen más probabilidades de compartir su inconformidad con la vida que los niños que pasan menos tiempo en las redes sociales, mientras que los niños que pasan más tiempo con sus amigos son más propensos a informar que son felices (https://unicef.org.co/sites/default/files/informes/SOWC_2017_SP%20vcomplete.pdf). Para las niñas preadolescentes en particular, el tiempo en las redes sociales está relacionado con idealizar la delgadez y el descontento con sus propios cuerpos.

Facebook justifica el lanzamiento de Messenger Kids como un producto que ofrece a los padres más control sobre la experiencia en línea de sus hijos. Pero esto es engañoso. Ya en 2011, más de 100 millones de niños en el mundo menores de 12 años mentían sobre la edad que debían tener en Facebook, según Consumer Reports. Esos niños no van a cambiar ahora a Messenger Kids. Por el contrario, es más probable que la aplicación atraiga usuarios nuevos, incluso más jóvenes, que aún no tienen cuentas de Facebook, lo que lleva a un aumento neto en el número de niños pequeños en las redes sociales.

Aunque Facebook afirma que Messenger Kids es seguro y no tiene publicidad, no hay garantía de que la aplicación se mantenga de esa manera. Y la aplicación en sí misma, por supuesto, está promocionando la marca Facebook para niños.

Una característica que hace que los medios sociales sean problemáticos para los adolescentes también es lo que los hace tan atractivos. Los usuarios de Facebook y también de Instagram, Snapchat y Twitter, documentan lo que hacen y a veces publican atributos falsos sobre ellos mismos. Crean personajes virtuales que pueden o no reflejar con exactitud sus vidas reales, lo cual puede ser divertido y creativo, pero también ilusorio y ficticio. Los adolescentes que están en pleno crecimiento y que luchan contra las hormonas, los cambios corporales, la presión de grupo y la búsqueda de identidad inevitablemente se encuentran en las redes con situaciones para las cuales no están preparados ni tienen criterios para manejar.

Las redes sociales ya están correlacionadas con la infelicidad de los adolescentes (https://www.elmundo.es/tecnologia/2018/01/23/5a66fd8a46163 f223b8b4580.html). No hay ninguna razón para creer que será menos perjudicial para los niños más pequeños. Las preocupaciones sobre los efectos de la tecnología de pantalla en los niños han sido durante mucho tiempo preocupación de los padres, así como también un número relativamente pequeño de profesionales de la salud, educadores y especialistas en desarrollo infantil. Pero ahora las críticas están surgiendo dentro de la industria de la tecnología. Dos de los principales inversores de Apple están exhortando públicamente a la compañía a que ayude a los padres a reducir el tiempo de pantalla de los niños (https://appleinsider.com/articles/18/02/13/apples-2018-shareholder-meeting-today-held-for-the-first-time-at-apple-park).

El nuevo apps de Facebook es una manera muy poderosa y sutil para captar la atención de los niños. Zuckerberg controla la mayoría de las acciones de Facebook y podría de un plumazo decidir si lo mantiene o lo elimina. Y debería eliminarlo de inmediato, porque Facebook puede necesitar niños, pero los niños no necesitan Facebook.

EMPRESARIO