La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Eduardo L. Lamphrey R.

Columnistas

Inequidad económica, confrontación entre economistas y políticos panameños

‘[...] se hace necesaria una política de retribución de renta justa; no hacerlo, [...] desincentiva la propia redistribución de las riquezas'

Vivimos en tiempos difíciles, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez más pobres, tiempos en que se recrudece la desigualdad económica, no solo a nivel mundial, donde el 82 % de la riqueza mundial queda en manos del 1 % de los mas ricos de la población mundial. Igual en Panamá, donde 115 millonarios se quedan con toda la riqueza que generamos.

Estamos, según el BM, entre los 10 países del mundo con peor distribución de la riqueza. Pero el sistema / modelo económico panameño se mantiene, se solidifica cada cinco años con los torneos electorales, frente al crecimiento de la inequidad y desigualdad económica; cada partido político, (PRD, CD, Panameñista, Alianza, Molirena e Independientes) y sus candidatos presidenciales sustentan el esquema de que seguimos creciendo, por lo cual mejorará la distribución de las riquezas.

Ninguno presenta un programa económico lógico / racional que genere una mejor distribución de las riquezas. Para los economistas, la corrupción e impunidad profundizan la inequidad y desigualdad social, el problema no son los Gobiernos, estos así cambien cada cinco años, mantienen vigente el sistema.

Ahora, ¿cómo piensan los políticos luchar con esta perversa distribución de la riqueza? No pueden, es ese sector económico / político quien le patrocina sus campañas, les pone a sus servicios los medios de comunicación, el apoyo del capital internacional, el apoyo de la llamada sociedad civil, les da coimas / prebendas, por cada contrato privado para infraestructura y les garantiza una justicia selectiva.

Para los economistas, el tema de la inequidad económica es parte de la discusión que debe darse en todos los candidatos a la Presidencia del país; cada uno debe responder a ella con acciones e integrarla en sus planes de Gobierno.

Somos consciente de que en Panamá existen suficientes recursos y riquezas que permitan garantizar una vida digna para todos; es necesario luchar contra esta mala distribución de la riqueza.

Para eso se requieren políticas que impulsen cambios profundos en la economía, el nuevo Gobierno tiene la oportunidad de generar estos cambios; por ejemplo para una correcta redistribución de las riquezas, el gasto público debe proporcionar a toda la sociedad panameña, bienes y servicios de calidad, si los sistemas de recaudación de impuestos son justos, podrán recaudar de manera eficiente y sostenible los fondos necesarios para proporcionar esos bienes y servicios.

Se puede promover / generar un gravamen alto de los rendimientos / utilidades de la empresas privadas, tal como se hace en Estados Unidos (44 %), Finlandia (38 %), Alemania (49 %) y la OCDE (41 %); para invertirla en educación, tecnología y empleo.

Esto permitiría planificar un desarrollo sostenible que debe ser más equitativo e inclusivo.

Inevitablemente hay que mejorar la seguridad jurídica y configurar una administración justa, eficaz e independiente. Esto es lo que se quiere ver, oír y desarrollar por los candidatos a la Presidencia panameña; deben explicar y sostener que el modo en que se reparten las riquezas del país está determinada por las políticas económicas que determina el Estado, que estas están implementadas en sus programas de Gobierno y que ellas influyen en las posteriores decisiones que tomen las empresas y las conductas de los hogares.

Por lo tanto, se hace necesaria una política de retribución de renta justa; no hacerlo, estimula el fraude y desincentiva la propia redistribución de las riquezas.

ECONOMISTA

‘Ninguno presenta un programa económico lógico / racional que genere una mejor distribución de las riquezas'

‘Se puede promover / generar un gravamen alto de los rendimientos / utilidades de la empresas privadas [...]'