28 de Sep de 2022

  • Belisario Herrera A.

Columnistas

La doctrina torrijista

Cada vez que leo el libro titulado ‘Mi general Torrijos', cuyo autor lo fue el poeta José de Jesús Martínez

Cada vez que leo el libro titulado ‘Mi general Torrijos', cuyo autor lo fue el poeta José de Jesús Martínez, afectuosamente apodado ‘CHUCHU' y que resultó premiado en Cuba en un concurso de ensayo por Casas de las Américas, debo decir de su lectura tantas veces y de otras obras que se han escrito sobre el general Omar Torrijos y su proceso revolucionario, es meditado en profundidad, a tal punto que si la vida me lo permite creo que el torrijismo es todo una doctrina, no solamente para nuestro país, sino para nuestra América, para muchos gobernantes en sus confrontaciones con el Gobierno norteamericano, como un norte táctico y estratégico para no caer en emboscadas provocadas por el imperio, debieron leer la doctrina torrijista muchos gobernantes de nuestra América, a fin de buscar con el enemigo la solución dentro de un diálogo inteligente, desde luego con firmeza y dignidad, apegado a los principios de cada país.

Llamó la atención cómo el general Torrijos, junto a las fuerzas armadas y dentro del alpinismo generacional, en forma pacífica logramos que desapareciera mediante los Tratados Torrijos - Carter, el colonialismo que imperó en nuestro país por casi 100 años, como fue la antigua Zona del Canal y también que se nos devolviera ese camino de aguas, Canal de Panamá y lo administráramos igual o mejor que los norteamericanos e incorporáramos sus beneficios económicos al presupuesto nacional.

Creo que el presidente Maduro está conduciendo la Revolución bolivariana atinadamente, pero puedo entender que en su reciente visita el papa ha dejado algunos mensajes importantes en ese país convulsionado en que toda solución al mismo nacerá del diálogo, con la claridad que todos entendemos que no ha de ceder ni un ápice que comprometa su soberanía y su Gobierno legítimamente democrático, como es el que dirige el presidente Maduro y sus fuerzas militares y si las intenciones del presidente Trump son las de materializar o imponer en ese país un Gobierno golpista, creo que están equivocado los conspiradores y si bien es cierto que el Grupo de Lima en su adhesión al imperio, como lo ha hecho nuestro Gobierno, se equivoca, si utilizando la Organización de los Estados Americanos (OEA), cree que tendrá éxito en ese compinche, se equivoca, porque los pueblos son los que tienen la palabra y no sus gobernantes títeres que siguen a pies juntitos lo que les dicta Washington.

Siento mi pensamiento en lo que sostengo de que existe una doctrina torrijista que trasciende las fronteras nacionales y puede servir de ejemplo como un camino inteligente y pacífico, para evitar enfrentamientos bélicos y derramamientos de sangre en este momento en que a Trump, en su mayoría, el pueblo norteamericano debe estarlo repudiando por sus extravíos mentales en el poder que es notorio, cuando recientemente ha paralizado el Gobierno de ese país con el empecinamiento que se propone de un muro que quiere construir a un elevado costo de cientos de miles de millones de dólares, mostrándose indiferente a que los Estados Unidos está padeciendo una gran crisis económica y ya no es el imperio todopoderoso.

ABOGADO Y PERIODISTA.