27 de Sep de 2022

  • Avatar del Luis Rojo

    Luis Rojo

Columnistas

¡Molirena vive!

En la época del presidente Guillermo Endara Galimany, el gabinete económico quedó en manos de grandes y destacados profesionales como don Mario Galindo

Hablar del Movimiento Republicano Nacionalista es remontarse a la época de oro de nuestra vida republicana, las figuras de sus fundadores son un claro detalle de lo que representaron en la vida política de nuestro país.

Un sembrador de escuelas, como se le decía a don Alfredo Ramírez, más su legado de hombre de características afables, proveniente de calle 15 oeste de El Chorrillo es un claro señalamiento de la humildad de la que fue poseedor.

En la época del presidente Guillermo Endara Galimany, el gabinete económico quedó en manos de grandes y destacados profesionales como don Mario Galindo, Laurencio Guardia, don Gilberto Sucre en el Ministerio de Economía, más la profesora Marita en la entidad de azar, aunado a Raúl Cohen.

Hoy día, las ofertas electorales se encuentran a la vuelta de la esquina sin propuestas que puedan en definitiva lograr atraer al votante con discursos lejos de lo que manejaban nuestros viejos.

Hoy este emblemático partido político está secuestrado por la chequera de gente que responde a la ultraderecha, dejando atrás los conceptos ideológicos de sus fundadores, tal es el caso del viejo cacique de Tolé, Jorge Rubén, del cual me quedan imborrables recuerdos.

Un Olimpo Sáez, quien aborda temas con criterios bien formados y con gente a su disposición con mucha capacidad es muestra del rescate que merece este colectivo que está a merced de las supuestas prebendas de sus seudodirigentes.

Quedará en manos de la mayoría de dirigentes establecer mecanismos tendientes a que se opte por definir su hoja de ruta.

Estoy convencido de que Querube y Chincho estarán orgullosos de mis humildes pero atinadas letras, de las cuales en vida, como su relacionista, me planteaban todo, menos perder el legado de una larga trayectoria, luego de una fusión entre grandes partidos tradicionalistas de los cuales se hizo historia en nuestra vida republicana al encerrar en un solo esquema a los liberales, republicanos y por qué no, a los nacionalistas.

Queda claro que ya el menú está servido para los comensales de los votos, esperemos, sin temor a equivocarme, que la mejor decisión en conjunto será una fuerza y laboratorio de ideas para lograr el objetivo de lo que los longevos no se equivocaran.

COMUNICADOR SOCIAL.