La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Avatar del Alma Montenegro de Fletcher

Alma Montenegro de Fletcher

Columnistas

¿Es posible ordenar la gestión pública?

Si contamos con servidores motivados, salario justo y capacitación continua, se elevaría la calidad de los servicios que se brindan a la población

Claro que sí, hemos legislado extensamente y aprobado leyes, decretos y otras disposiciones, orientadas a atender los principales problemas nacionales. Sin embargo, debido a la falta de cultura política y a la visión distorsionada, circunscrita a cinco años de gestión, no hay liderazgo comprometido en llevarla adelante con obligación y responsabilidad y dar cumplimiento a las políticas públicas, con enfoque integral de Estado y proyección a largo plazo, elemento fundamental para una eficiente administración pública.

Mientras persista esta realidad, la mayoría de los intentos que se lleven a cabo para mejorar y/o fortalecer la institucionalidad en Panamá, serán en vano. Seguiremos, por un lado, enfrentándonos a un panorama incierto sin adecuada planificación y escandalosa improvisación y por el otro, condicionados a un escenario que refleja, entre otras cosas:

• Falta de voluntad política de los que dictan las políticas públicas (autoridades, funcionarios y políticos).

• Ausencia de mecanismos efectivos de seguimiento y control de la dinámica de formulación e implementación de las políticas públicas, lo que favorece las corruptelas.

• Fortalecimiento de los mecanismos de control de desempeño en todos los órganos del Estado, porque todos pueden ser supervisados y evaluados.

Veamos algunos ejemplos recientes que confirman el contexto al que aludimos.

• La Concertación Nacional para el Desarrollo, a pesar de que incluye mecanismos para concretar recomendaciones y reformas encaminadas a mejorar la gestión pública, y generar información e indicadores para la gestión por resultados, es un espacio que se ha convertido en un ejercicio sin fuerza vinculante. Ello se debe, hasta ahora, a la falta de voluntad de las autoridades, quienes no han potenciado y aprovechado este espacio de diálogo y consenso, en el cual convergen diversos sectores de la sociedad panameña.

• Otras iniciativas, como lo son el Pacto de Estado por la Justicia, Libro Blanco ‘Por una mejora y fortalecimiento del Sistema de Salud Integral en el marco de una Política de Estado', Compromiso Nacional por la Educación, Visión País 2020-2025 y Panamá Visión País 2050 de Apede, representan radiografías y esfuerzos que brindan una ruta que pone de relieve una serie de hallazgos y brechas estructurales, sectoriales y regionales que inciden en la administración pública, y con alternativas para su abordaje. Pero el engranaje gubernamental, garante de las políticas públicas en el país, no las ha asumido con el verdadero compromiso que estas necesitan para su puesta en marcha. En el ámbito municipal, la rotación de funcionarios acentúa la mala práctica del clientelismo político y ausencia de programas de perfeccionamiento del personal, lo que debilita la gestión local.

Hace falta un régimen de carrera para los funcionarios municipales. Así como desarrollar, de una vez por todas, las carreras administrativa, judicial y legislativa, en estos momentos, aplicadas a medias. Es esencial dar estabilidad a los buenos funcionarios comprometidos con el fortalecimiento de la función pública, quienes honran el servicio público.

Si contamos con servidores motivados, salario justo y capacitación continua, se elevaría la calidad de los servicios que se brindan a la población, que al final es la tarea y obligación de los Gobiernos.

En este momento, existen desafíos y retos puntuales en el campo social, económico, justicia, institucionalidad, corrupción, transparencia, equidad, género, entre otros aspectos, y con estadísticas actualizadas. No obstante, es prioritario pasar ya del diagnóstico y el enunciado, a la acción práctica. De lo contrario, no lograremos avances significativos, afectando además el cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Por lo expuesto y muchas cosas más, estoy segura de que el presidente Cortizo pondrá manos a la obra, para rescatar este país de la impudicia, el desorden y la corrupción, agravados en la última década, porque las soluciones no nos caerán del cielo, sino que serán por obra de los verdaderos panameños patriotas, deseosos de lograr el bien común para todos y de paso, dignificar la gestión pública.

En definitiva, se debe fortalecer la gestión estatal, y dejar en el pasado las debilidades estructurales.

EX PROCURADORA DE LA ADMINISTRACIÓN Y DIRECTORA DEL CPPT - UP.