Temas Especiales

17 de May de 2022

  • Michael Bettsack

Columnistas

Futuro y presente: el fenómeno de la tecnología y sus afectaciones

La efectividad del cobro de los impuestos es de suma importancia para el bienestar económico de la nación.

La efectividad del cobro de los impuestos es de suma importancia para el bienestar económico de la nación. El ITBMS en términos relativos representa la mayor fuente de ingresos tributarios al Estado después del impuesto sobre la renta. Fue aproximadamente el 16 % de los ingresos tributarios totales en 2018.

En términos absolutos, el ITBMS es lineal y los aportes al tesoro nacional van in crescendo , siempre y cuando las transacciones comerciales que logra fiscalizar vayan aumentando. El acentuar de las transacciones y los servicios causa que se incremente la recolección por ITBMS, y a la inversa, si la totalidad de la facturación subyacente se reduce similarmente, los ingresos al Estado por este rubro se reducen.

Panamá, siendo un país importador neto, se ve afectado por las importaciones que no están siendo contabilizadas por el fisco y que por ende no son alcanzadas por ITBMS, en detrimento de esta importante fuente de ingresos para el Estado.

Existe un fenómeno bajo el cual es común que una rebaja arancelaria de ciertos productos produzca un aumento significativo de los impuestos y de los ingresos totales de ITBMS, dado el aumento del consumo y de las transacciones que logra contabilizar el fisco. De este modo, los ingresos totales del fisco equiparan y superan la rebaja arancelaria de los productos afectados con la baja con un efecto neto positivo tanto para la recolección fiscal como para la satisfacción del consumidor. Un ejemplo de esto es lo ocurrido con las computadoras, cuyo arancel ha disminuido al 0 % y el total de la recaudación a la caja común ha aumentado con creces vía el ITBMS.

Hay un tema nocivo atraído por los avances tecnológicos que está perturbando los ingresos estatales, disminuyendo la empleomanía y que es un flagelo del comercio y de la economía. Se están sacando de circulación dineros del ciclo económico de Panamá y está ingresando en la economía exterior, principalmente en la de EUA. Esta pérdida de dólares disminuye los ingresos del Estado, reduce considerablemente el empleo local y el circulante en efectivo, causando el cierre de muchas empresas, con la consecuente espiral, a través del desempleo, de la reducción del consumo.

Hay una cantidad innumerable de casillas postales en Miami y muchas empresas locales que promueven importaciones sin adecuado control aduanal y sin el pago completo de aranceles de acuerdo con las leyes vigentes.

Estas importaciones hormiga se han vuelto un torrente, son positivas para unas cuantas empresas y miles de individuos que les es más fácil comprar vía internet y se ‘ahorran' el tributo. Pero el Gobierno no ha realizado que el impacto a largo plazo en la economía local de esta actuación imprudente terminará reduciéndoles la variedad y conveniencia y afectándoles el precio de oferta disponible totalmente, al perjudicar por esta distorsión el volumen de transacciones locales.

Estas entregas están inundando nuestro mercado y una proyección estimada no estadística es que este año se importarán aproximadamente $500 millones por compras vía internet que, al no pagar los aranceles correspondientes, representan para el fisco una disminución directa de aproximadamente $100 millones. El impacto indirecto a través de la afectación a la rentabilidad de comercios local, empleomanía y otros impactos es aún mayor.

Esta competencia desleal ayuda a la economía extranjera y ha causado una brecha en las importaciones legales y beneficios a favor de Panamá que no permite que el negocio local crezca, creando una falta de inversión, disminuyendo la empleomanía y afectando al Estado y a los consumidores que no usan esas prácticas. El multiplicador de inversión de nuestra economía produce beneficios tercerizados y al reducir la inversión y el circulante el multiplicador negativo es entre tres y cinco veces de cada balboa que sea afectado del circulante.

Las compras vía internet deben pagar los aranceles e impuestos locales que pagan las demás empresas que, adicional a estos pagos de importación, deben pagar al fisco licencias, impuestos municipales y contribuir con electricidad, salarios, alquileres, etcétera.

Si el sistema aduanero no toma los pasos adecuados: supervisar, modificar y crear un centro de acopio rápidamente, la industria del comercio local y del turismo de compras regional se verá afectada a tal punto que es probable que no pueda recuperarse. Esto ha sido ya demostrado en los grandes centros del norte, donde lo que queda hoy día son esqueletos de las tiendas locales.

EXPRESIDENTE DEL COLEGIO DE ECONOMISTAS.