Panamá,25º

08 de Dec de 2019

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Frases para evaluarse mejor

Le tocará al presidente Cortizo autoevaluarse. [...] Cada quien se dibuja solo. [...]. [...], al cabo de su gestión el presidente deberá poder juzgarse bien'

La verdad siempre sale. En esta época de ‘manejo de imagen' de personas, instituciones o eventos por parte de los llamados ‘Gurús' de las comunicaciones, tarde o temprano, para ampliar el contexto, deslindar responsabilidades, o sencillamente poner los puntos sobre las íes, la verdad siempre sale. La situación económica del país, muy a pesar de lo que nos decía el expresidente Varela, no es buena. El Ministerio de Economía y Finanzas informó que los ingresos corrientes del Gobierno central están 21.8 % por debajo de lo presupuestado por el Gobierno anterior hasta el pasado mes de julio. Eso como ejemplo.

Pero a pesar de esto, nos asalta como una gaznatada la petición que le hicieran hace unos días al presidente Nito Cortizo algunos alcaldes y representantes ‘líderes' en sus comunidades, para que les asignara aproximadamente 8.5 millones de dólares (cifra global) para la celebración de las fiestas de fin de año.

Cambiar el rumbo hacia objetivos generales más responsables; lograr que una o varias personas acepten los argumentos y decidan seguir al proponente, será mucho más difícil con este tipo de ‘líderes'. Sin ahondar en las diversas definiciones teóricas, la cuota de poder que le toca administrar en algún momento de su vida en diversos escenarios a un individuo de estos, muchas veces asombra, es de temer; y, otras veces, es para morirse de risa. ‘Si queréis conocer a un hombre, revestidle de un gran poder. El poder no corrompe, desenmascara', dijo Pitaco de Mitilene.

Muchas figuras (y figuritas) públicas comparten conductas en las que el manejo del poder les embriaga. Sus carencias emocionales ponen en evidencia sus debilidades narcisistas, muchas veces ensalzados por la caterva de aduladores que los rodea. Esto los lleva a creerse inmunes ante cualquier situación.

El poco cuidado y humildad ante las repercusiones legales, cuando en posiciones de poder no se ejerce un juicio sano y cuidadoso, lleva a situaciones como las exaltaciones de su gestión que hizo el Gobierno pasado durante sus últimos meses (conociendo la realidad de la situación económica y social) y la de los alcaldes y representantes. ‘The measure of the man is what he does with power' (‘La medida del hombre lo determina lo que hace con el poder'), Pitaco.

‘Muchas figuras (y figuritas) públicas comparten conductas en las que el manejo del poder les embriaga. Sus carencias emocionales ponen en evidencia sus debilidades narcisistas [...]'

La realidad atenta contra nuestro sueño de construir un país con ciudadanos interesados en trabajar por una visión más humana y entregada de compromiso con la sociedad. Eso no quiere decir que no los hay. Pero reconozco que los ejemplos a imitar, en el marco de poner en práctica las enseñanzas teóricas de muchos pensadores, no están a la vista. El clientelismo perdura. Los problemas que experimentamos como sociedad, y que se deben manejar como realidades que atentan decididamente contra nuestras posibilidades de desarrollo, no son examinados científicamente en un afán por ofrecer alternativas político-sociales y económicas para resolverlas. Los politiqueros solo ven las próximas elecciones y lo hacen pensando en beneficio personal, de su partido y en los negocios: ¡qué desarrollo humano ni cultural ni mejoramiento ni nada por el estilo!

Dicen los teóricos: ‘el verdadero líder mira más allá'. Asume retos —muchas veces difíciles— que para otros parecen inalcanzables. Se extiende y cree firmemente en sus intenciones y posibilidades de cambiar el universo. Su visión no tiene límites y nunca percibe obstáculos insalvables. John Kotter señala que el ‘liderazgo define cómo se debe ver el futuro, alinea a las personas con la visión y las inspira para que suceda a pesar de los obstáculos'. Esa es la tarea que tiene el presidente Cortizo cuando, muy a pesar de que su Gobierno ha insistido casi a diario en mandar el mensaje de que la situación económica del Estado no es la mejor, se encuentra con estas peticiones politiqueras en medio de un evento (con los aplausos y arengas del público).

Le tocará al presidente Cortizo autoevaluarse. Dice Saint-Exupery en ‘El principito': ‘Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo, eres un verdadero sabio'. La tarea de corregir los males del país va de la mano con enderezar la visión y conducta de estos individuos. Cada quien se dibuja solo. Los politiqueros siguen pintándose como de costumbre. Haciendo lo correcto, al cabo de su gestión el presidente deberá poder juzgarse bien.

COMUNICADOR SOCIAL.