Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Aramís Averza C.opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

El Canal necesita más agua y punto

Hace poco, escuché atónito declaraciones de parte de funcionarios de la ACP, en las que nos informaban que en la cuenca del Canal de Panamá no había llovido este año; noticia que me indignó, pues nos quieren tratar como ignorantes.

Hace poco, escuché atónito declaraciones de parte de funcionarios de la ACP, en las que nos informaban que en la cuenca del Canal de Panamá no había llovido este año; noticia que me indignó, pues nos quieren tratar como ignorantes. Todos sabemos que el problema no es la falta de lluvia, sino la falta de reservorios donde almacenar dicha agua.

Su cuenca hidrográfica de 3313 Km2, inicialmente funcionó con los embalses de Gatún (444.3 km2) y Miraflores (3.24 km2). Posteriormente entre 1931 y 1939, se construye el lago Alajuela (50 Km2), a 77 metros sobre el nivel del mar, con el propósito de controlar las inundaciones y servir como reservorio de agua para el Canal.

Básicamente, estos tres embalses (con sus diferentes ríos, quebradas, etc.), constituyen el sistema que ha sostenido el funcionamiento del Canal de Panamá, desde 1939.

Si bien es cierto que durante este período de tiempo, el Canal se ha mantenido trabajando; también lo es que bajo ciertas circunstancias ambientales externas se ha restringido el calado de los buques que pueden transitar. Hasta aquí entendemos.

Desde hace varios años, iniciaron su funcionamiento las dos superesclusas, las cuales inmediatamente se convirtieron en un buen negocio. El movimiento de barcos más grandes y en mayores cantidades de lo esperado ha traído como consecuencia que su uso sobrepase lo estimado, en cuanto al consumo de agua.

La profundización, el aumento del nivel del lago Gatún y las cámaras de recirculación de agua, no han podido hacer frente a la gran necesidad de agua que demanda el uso de las superesclusas, en adición a la demanda de agua propia del Canal normal. Y esto, señores, es responsable de los niveles bajos de agua en el Canal y no la falta de lluvia en su cuenca; el Canal Ampliado, simplemente necesita de más agua, para poder continuar con su exitoso funcionamiento. Si hacemos un estudio sobre incremento en el consumo de agua por incremento de paso de barcos, llegaremos a la misma conclusión; el Canal Ampliado necesita más agua.

Nosotros aplaudimos dicha inversión; pero lo que me disgusta es que nos traten como ignorantes. Simplemente digan la verdad, el negocio salió mejor de lo esperado, pero necesitamos más agua, para poder continuar prestando el servicio adecuadamente.

Les digo esto a los de la ACP, porque las compañías eléctricas, presentan sus reclamaciones para justificar el alza en sus tarifas (porque no bajan la facturación ni de a vaina), solo dos veces al año: enero y julio.

Este año el precio del petróleo continua bajo, las lluvias han inundado todo el país (menos la cuenca del Canal), lo que implica QUE NO HAY JUSTIFICACIÓN PARA EL ALZA DE LA ELECTRICIDAD. Sin embargo, señores de la ACP, si ustedes salen en los medios diciendo cosas que no son del todo ciertas, les dan la excusa perfecta a estas compañías eléctricas para aumentar sus costos de facturación injustificadamente.

Y recordemos que un aumento en la facturación de la electricidad inmediatamente desencadena un efecto dominó, que trae como consecuencia un aumento en el costo de la vida y esa alza telegrafiada, por sus declaraciones, el país no la soporta; porque señores, ya vivimos al límite.

Docente