Temas Especiales

25 de Jun de 2022

  • José de la Rosa Castillo

Columnistas

Nadie nunca estará preparado para una crisis

Quien diga lo contrario, no ha administrado ni una crisis familiar. Puede que haya Gobiernos que lo hagan con mayor efectividad que otro. China es ejemplo de cómo, con disciplina y la movilización de todos los recursos a mano, lograron no solo bajar la curva del COVID-19, sino dar asistencia a los otros países.

Quien diga lo contrario, no ha administrado ni una crisis familiar. Puede que haya Gobiernos que lo hagan con mayor efectividad que otro. China es ejemplo de cómo, con disciplina y la movilización de todos los recursos a mano, lograron no solo bajar la curva del COVID-19, sino dar asistencia a los otros países.

España e Italia, miembros de la Unión Europea (UE), considerados países desarrollados con un sistema de salud pública robusto, se han desbordado producto de una errática administración y manejo de la crisis. Ahora se suma la situación de EUA, primera potencia mundial que, por imprudencia de la actual administración, enfrenta una situación de incalculables consecuencias para su población.

Países con menos niveles de desarrollo económico, político y social enfrentan el manejo de la crisis con mejores resultados. Cuba, que ha venido aprendiendo con su equipo médico altamente capacitado en epidemias y pandemias en otras regiones del mundo, donde con la solidaridad de sus brigadas médicas desplegadas por el mundo han tenido aprendizaje en el manejo de crisis sanitarias. El Salvador, un caso a analizar, a pesar de los ribetes políticos que tildan a Bukele de demagogo populista de derecha, lo cierto es que hasta ahora su estrategia ha tenido resultados en la detención de la propagación del virus. Panamá, reconocida internacionalmente por la reacción rápida ante la pandemia, que constituye un “modelo exportable” y varias “lecciones” para Latinoamérica, según la ONU.

Panamá respondió con rapidez a la epidemia del COVID-19, ha destinado recursos económicos, ha logrado secuenciar el genoma del virus para diagnosticar rápidamente los casos que aparezcan, ha reforzado su sistema de salud y ha tomado medidas para aislar a los ciudadanos, reconoció la entidad global.

Los que parecieran no estar muy contentos con estas valoraciones son los propios panameños que desconfiamos tanto de la información vertida por las entidades encargadas de administrar el manejo de la crisis como la falta de credibilidad de las instituciones gubernamentales, como resultado de la corrupción y la falta de transparencia de 10 años de Gobierno que terminaron de sepultar la credibilidad en las instituciones y sus políticos.

Producto de las expectativas creada por el Gobierno con la entrega del bono solidario, sectores de la sociedad han entrado en un estado de “shock”, promoviendo, sobre todo en los barrios populares, actos vandálicos que lo que hacen es profundizar el primer anillo de contención: la propagación del virus con el cerco sanitario y la advertencia de quedarse en casa.

Ya el fin de semana se inició la entrega del bono solidario a personas de sectores informales y desempleadas, así como personas cuyos empleos se hayan suspendido producto de la situación que afronta el país. Este plan va a involucrar más o menos un millón de personas, el objetivo es para alimentos, medicamentos y gas, incluidas las áreas vulnerables.

Paciencia, y a mantenerse en casa.

Especialista en Relaciones Internacionales.