Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Venzamos la incertidumbre y avancemos

Como he señalado en repetidas ocasiones, los panameños estamos trabajando juntos por controlar la epidemia de COVID-19 en el país. Poco a poco, pero de forma sostenida, estamos aplanando la curva de los casos nuevos diarios.

Como he señalado en repetidas ocasiones, los panameños estamos trabajando juntos por controlar la epidemia de COVID-19 en el país. Poco a poco, pero de forma sostenida, estamos aplanando la curva de los casos nuevos diarios. Eso lo hemos logrado gracias al compromiso de la inmensa mayoría por acatar las férreas medidas de cuarentena, quedándonos en casa, manteniendo el distanciamiento social, minimizando el riesgo de exposición al mortal enemigo; lo que se ha complementado con la exitosa masificación de pruebas de laboratorio para detectar los casos nuevos, rastrear a sus contactos y evitar un resurgimiento de la enfermedad; así como por el heroico esfuerzo de nuestro personal de salud, que se enfrenta todos los días en la primera línea de la batalla contra el virus, arriesgando sus vidas para atender enfermos y ofrecerles la mejor atención disponible.

A pesar de ello persiste, y con sobrada razón, una gran incertidumbre sobre el futuro de la salud y la vida, pues el virus llegó para quedarse y no sabemos en qué forma continuará propagándose. También hay una gran incertidumbre sobre las posibilidades de recobrar el trabajo bien remunerado, y si se recuperará la economía, lo cual hace cautelosos sobre lo que se gasta a los que todavía tienen los medios, pues para un elevado porcentaje de panameños, la incertidumbre es si tendrán comida para mañana, ya que la poca que tienen se está acabando, o se acabó. Por su parte los representantes del poder económico (dueños de bancos, empresas y negocios) también muestran incertidumbre y recelo para desarrollar planes confiables para la inversión. Sin embargo, este último grupo debería gozar de una buena reserva de capital, producto de muchos años de ganancias, y soportará, con menor o ningún sufrimiento, la cuota de sacrificio que reclaman los tiempos que vivimos.

Para ayudarnos a vencer la incertidumbre y avanzar, la consultora estratégica global McKinsey & Company señaló recientemente que, hay varios caminos que los líderes de todo el mundo están explorando a medida que levantan la cuarentena: el primero consiste en una reapertura por etapas de la economía, controlando la propagación del virus dentro de la capacidad del sistema de salud. En este caso lo que determina la reapertura es la capacidad del sistema de salud para atender enfermos. El otro camino significa abrir la economía e imponer medidas de control que, sin llegar a un bloqueo total, han demostrado ser efectivas para prevenir la propagación del virus. Otros comenzaron con el primero y terminaron con el segundo. Cada ruta implica resultados muy diferentes para la vida y los medios de subsistencia, porque la trayectoria de cada ruta determina la propagación del virus, el ritmo de recuperación económica y la velocidad a la que se puede ayudar a reducir la incertidumbre.

Personalmente considero que, el camino que nos conviene es el que estamos transitando, y consiste en ir levantando la cuarentena de manera progresiva y asimétrica, aplicando medidas efectivas hasta que contemos con una vacuna. Eso sí, la aplicación de estas medidas debe acompañarse de la comunicación sistemática del alcance de estas, y de la presentación de una hoja de ruta clara para la recuperación económica. Eso ya lo estamos haciendo y, es de esperar que contribuya a aplacar la incertidumbre y a recuperar la confianza de los consumidores y los líderes empresariales, lo cual a su vez aceleraría el proceso de recuperación.

Al final, los expertos de McKinsey señalan que, las únicas “vacunas” conocidas (por ahora) contra la crisis del coronavirus y avanzar decisivamente en el camino hacia la recuperación son: la velocidad de las intervenciones para controlar la propagación del virus, y la claridad de la comunicación a los ciudadanos.

Por nuestra parte, para superar la incertidumbre en esta etapa de levantamiento de la cuarentena, los panameños confiamos que sea rápida y efectiva la masificación de pruebas de laboratorio para detectar los casos nuevos, rastrear a sus contactos y evitar un resurgimiento de la enfermedad. También esperamos que el sistema de servicios de salud mantenga su excelente capacidad de resolución para atender de forma oportuna y con calidad a las personas que lo requieren. Pero lo que más contribuirá a vencer la incertidumbre y recobrar la confianza en el futuro, será la comunicación permanente, de forma sistemática y transparente a los ciudadanos, sobre la situación de salud y de la económica, así como sobre acciones, plazos y resultados esperados. Cuanto más veraces sean los mensajes, más rápido volverá la confianza, y la recuperación económica.

Médico, exrepresentante de la Organización Mundial de la Salud (OMS).