Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Alberto Luis Tuñón Núñez (Beto)opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Don Justo Arosemena y el Maestro Español Murillo

En conmemoración de los 203 años del natalicio del Don Justo Arosemana, para el beneficio de los estudiantes

El 9 de agosto vamos a conmemorar los 203 años del natalicio de Don Justo Arosemena. Principalmente para beneficio de nuestros estudiantes presentamos investigación que nos ha llevado a demostrar que Don Justo en el vasto campo de sus actividades ciudadanas también incursiono en el campo de las obras pictóricas de los grandes maestros como en el caso específico deMurillo. Presentamos en este escrito, a través del Dr. Octavio Méndez Pereira, como Don Justo logró que el cuadro La  Virgen del Rosario del pintor español Murillo pudiera llegar y quedarse en Panamá desde octubre de 1881. Es nuestra fuente de información el Dr. Octavio Méndez Pereira. Recordemos que fue el fundador de nuestra Universidad de Panamá, educador, escritor, diplomático, pedagogo, novelista, ensayista, y reconocido Cervantófilo Hispanoamericano.

Primer Rector de la Universidad de Panamá que originalmente funcionó en aulas del Instituto nacional. Durante la celebración del Primer Centenario del Natalicio del Dr. Arosemena en 1917, la obra de Dr. Méndez Pereira titulada Justo Arosemena fue premiada como ganadora en el concurso del Centenario. La misma consta de 36 capítulos y 564 paginas y fue dedicada por el autor a Don Justo J. Fábrega nieto de Justo Arosemena.

El pintor Sevillano, de la escuela Barroca, Bartolomé Esteban Murillo nació en Sevilla 1617 y falleció en 1682, donde trabajo toda su vida. Pintó muchas obras de temas religiosos en un estilo familiar, delicado y vaporoso. Algunas de sus obras son: “Un milagro de San Diego” que está en el Louvre, “San Juan Bautista” en el museo del Prado, “La Virgen Gitana” en Roma, y la “Virgen del Rosario” que reposa en nuestra Catedral Basílica Santa María la Antigua. Nuestras investigaciones nos llevaron a la carta que el 17 de octubre de 1881 desde Nueva York Don Justo envió al Obispo José Telésforo, la cual transcribimos textualmente a continuación:

Nueva York, octubre 17 del 1881

Ilustrísimo Sr. Obispo de Panamá. En el vapor que sale el 20, de este puerto para el de Colón, va un gran cuadro, reputado del pintor Murillo, que representa la Virgen de Rosario, y que se llama ordinariamente “La Reina de los Cielos”, cuya historia, según me la han dado, incluyo aquí. Mi esposa y yo a quien pertenece, lo destinamos a la Catedral de Panamá, y deseamos que Vuestra Señoría Ilustrísima, a nombre de dicha iglesia, acepte el donativo. Va consignado al señor José Antonio Céspedes, quien tiene instrucciones sobre su traslación a aquella ciudad. Aprovecho la ocasión para ofrecer una vez más a Vuestra Señoría. Ilustrísima mis respetos y cubrirme su muy atento servidor.

Justo Arosemena

A continuación, la respuesta del Obispo a Don Justo agradeciendo el regalo.

Yo, en nombre de la Diócesis,- le contestaba el Obispo José Telésforo, -acepto el magnífico dón que Uds. le hacen y doy en nombre de ella y mío las gracias a Uds. por él. Después de verlo, escogeré el mejor lugar para colocarlo y en él perpetuará con la memoria de su célebre autor, la de los generosos donadores, recibiendo ellos sin duda, buena parte del fruto de las oraciones que desde que se coloque, hacen los fieles a la Reina de los Cielos.

Estas dos cartas han sido copiadas de la obra del Dr. Méndez Pereira. Nos motivó a escribir estas líneas el hecho de que en los años 60 participamos en un Curso de Guías de Turismo dirigido por los historiadores Rubén Darío Caries (padre) y Ernesto Castillero.

En un recorrido por el Casco Viejo nos llevaron a conocer la historia de nuestra Catedral y allí los historiadores mostraron el Cuadro de Murillo que fue donado por el Don Justo. Por muchos años permaneció en el lado derecho de la Catedral cerca de la Sacristía, en una pared bastante oscura donde era difícil apreciarlo por los tonos oscuros del cuadro. Actualmente con la remodelación de la Catedral por los Amigos de las iglesias del Casco Viejo el cuadro se puede apreciar en la Capilla del Santísimo ubicada a mano izquierda del altar. La mayoría de los visitantes no aprecian la obra pues entran en silencio con devoción arrodillándose y dan la espalda a la pintura del gran Murillo.

Con este escrito rendimos una vez más homenaje a Don Justo quien fue el primer Presidente del Estado Federal de Panamá creado en 1855 y quien en 1878 impulsó la fundación de la primera biblioteca pública en Panamá con la ayuda del educador Manuel José Hurtado.

Don Justo ha sido considerado en la historiografía istmeña como "Padre de la Nacionalidad", por todos sus actos nacionalistas destacándose como autor del ensayo "Estado Federal de Panamá" en donde hace una cronología de los movimientos autonomistas y separatistas llevados a cabo por los istmeños, desde la colonia hasta el establecimiento de la primera república denominada El Estado del Istmo en 1840.

Resaltamos en este breve recuento de sus actos que con orgullo nacionalista señaló a propios y extraños que la independencia de Panamá de España fue un hecho ajeno a los movimientos libertarios suramericanos. Esto motivó al Libertador Simón Bolívar a exclamar: "El acto de independencia de Panamá es el monumento más glorioso que puede ofrecer a la historia, alguna provincia americana. Allí está todo consultado".

Además, impulso a Bolívar a dar el título honorifico de Libertador del Istmo al General José de Fábrega por la independencia de Panamá de España el 28 de noviembre de 1821.