Temas Especiales

13 de May de 2021

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

Panamá, parodia y paradoja

"Somos efímeros, sin el sentido institucional. La improvisación es lo habitual. Se impone la hora panameña, llegamos tarde a todo"

Somos la hija natural de un parto difícil, doloroso y traumático. / Somos una nación aluvional y laberíntica. / Somos heterogéneos, la diferencia nos caracteriza. / Somos muchos rostros en uno. / Somos una nación multicolor, pluricultural. / Somos la raza cósmica de José Vasconcelos.

Somos una esponja que recibe las aguas bautismales de diversas latitudes, aquí se licúan y surge una personalidad sumativa, con identidad propia: La nación panameña. El proceso creativo es permanente.

Somos tolerantes, receptivos a las innovaciones, somos cosmopolitas.

Somos una nación cinética, aquí el cambio es cotidiano.

Somos seres de decisiones instantáneas, del culto a lo inmediato, impulsivos.

Somos peculiares, en tiempos de Noriega cerraron los bancos y sobrevivimos con astucia.

Somos efímeros, sin el sentido institucional. La improvisación es lo habitual. Se impone la hora panameña, llegamos tarde a todo.

El juegavivo, nos lleva a buscar lo fácil, nunca acatamos las leyes y burlamos el orden establecido. El amiguismo y los padrinos, las influencias son una marca de irresponsabilidad.

La ganancia especulativa sin pudor es un modo de vida, como los negociados de Odebrecht y el saqueo de los fondos públicos con contratos leoninos.

La justicia es selectiva, aquí los diputados, ministros y demás funcionarios proclaman su derecho a robar, saben que tienen un blindaje legal que los hace inmunes y gozan de impunidad.

Somos adictos a la filosofía del azar, la lotería es nuestro Dorado. “Sálvese quien pueda” es la consigna.

Somos fiesteros con, cualquier excusa celebramos una rumba. Somos un país donde la farsa, la adulación y la ruin astucia imperan. Predomina la cultura del espectáculo que adormece a las mayorías incultas, al renunciar a sus derechos ciudadanos y sobre todo a su derecho al futuro.

Somos solidarios, desprendidos y generosos.

Somos extranjeros en nuestra propia tierra.

Historiador, docente, escritor.