Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Abilio Abel González López

Columnistas

Haga valer sus derechos como consumidor

“Cuando se presente algún problema con un producto o servicio, es necesario que el consumidor no se quede conforme […]”

Los consumidores, al ser afectados por alguna irregularidad o práctica desleal en determinado establecimiento comercial, deben reclamar el respeto a sus derechos.

Cuando se presente algún problema con un producto o servicio, es necesario que el consumidor no se quede conforme, si está insatisfecho o siente que uno de sus derechos ha sido incumplido. Si no reclama, está consintiendo y estimulando esa conducta irregular del comerciante infractor.

Un ejemplo de este caso es cuando, en algunas ocasiones, al comprar un producto, cuyo precio es anunciado en el anaquel, y al pagarlo el lector de código de barras le registra un precio mayor, nos quedamos callados porque solo son unos centésimos más. La ley 45 de 2007 señala, en el artículo 56, que “… En caso de que un producto tenga más de un precio marcado por el proveedor, prevalecerá el menor, y el proveedor estará obligado a venderlo con ese precio…”.

Asimismo, la mencionada legislación de protección al consumidor establece que todos los bienes que se ofrecen en un determinado local comercial deben tener en forma clara, precisa y en un lugar visible el precio al contado de los mismos. Y esta es otra situación, que afecta a los consumidores y que no puede pasar desapercibida. Pues, es notorio observar que, en muchos establecimientos, se incumple con este derecho de informar sobre los precios.

Para hacer efectivo un reclamo, los consumidores deben conocer los derechos que les amparan. La primera vía para reclamar es la directa, dirigiéndose al propio proveedor en lo posible con el gerente o empleado con capacidad para solucionar el problema. No se exalte, pero actúe con firmeza y decisión.

Solo en caso de agotar la vía directa, sin conseguir resultado positivo, deberá pensar en otras alternativas para que su reclamo sea aceptado. Puede presentar su situación a las respectivas autoridades administrativas. En los casos mencionados anteriormente, se debe reportar ante la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco). Y si el reclamo es por los servicios de electricidad, agua y telecomunicaciones, la Autoridad de Servicios Públicos (ASEP) le puede ayudar.

Lo importante es que el consumidor debe hacer valer sus derechos, y no quedarse insatisfecho.

Ser un buen consumidor no consiste solo en consumir. Es, fundamentalmente, saber decidir bien. Es solicitar productos de calidad, en los lugares que ofrecen garantía; exigir precios visibles para buscar y comparar. Es leer todo antes de firmar un contrato o documento.

Comunicador social.