18 de Sep de 2021

Eduardo L. Lamphrey R.

Columnistas

Conflicto histórico Israel - Palestina

“El actual conflicto de Gaza empezó por amenazas de desalojar a los palestinos de sus hogares en Sheikh Jarrah, también se suma la dura vigilancia israelí sobre los palestinos durante el Ramadan […]”

El histórico conflicto político-militar entre Israel y Palestina se intensificó en días pasados; los palestinos lanzaron cientos de cohetes, desde la franja de Gaza, hacia territorio israelí, mientras que Israel respondió con devastadores ataques aéreos a Gaza.

Este conflicto aparece tras la fundación de Israel, 14 de mayo de 1948, en territorio palestino, quienes fueron desplazados en dos territorios (1947, insólito acuerdo entre EE. UU. y URSS, al dividir Palestina en dos Estados independientes) Cisjordania y Gaza. El 50 % de la población del Territorio Palestino Ocupado depende de la ayuda para sobrevivir y casi dos (2) millones de personas viven atrapadas en Gaza, sin acceso a servicios sociales básicos, no tienen derecho a desplazarse y viven separadas de sus familias.

Gaza ha estado sometida al bloqueo por aire, mar y tierra, por Israel. Hamás domina Gaza y se ha enfrentado a Israel en tres guerras, 2008, 2012 y 2014.

Cisjordania se encuentra entre Jerusalén, reclamada como capital tanto por palestinos como por israelíes, y Jordania hacia el este, está regida por la Autoridad Nacional Palestina, el Gobierno palestino, reconocido internacionalmente, cuya principal facción, Fatah, no es islámica sino secular.

El actual conflicto de Gaza empezó por amenazas de desalojar a los palestinos de sus hogares en Sheikh Jarrah, también se suma la dura vigilancia israelí sobre los palestinos durante el Ramadan, que culminó con enfrentamientos dentro de la mezquita de Al-Aqsa, lugar sagrado para los musulmanes.

Israel y Hamás han lanzado una guerra abierta tras días de hostilidades generales. Al menos 200 palestinos, entre milicianos y civiles, y nueve israelíes han muerto en alrededor de 500 operaciones de la aviación israelí y a consecuencia del disparo de un millar de cohetes de las milicias palestinas.

Mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha llamado al Ejército a “hacer pagar el precio de su sangre” por los ataques contra israelíes, el líder máximo de Hamás, Ismail Haniya, convocaba a una cruzada por Jerusalén a todos los palestinos.

Desde que comenzó la ocupación, en junio de 1967, las implacables políticas israelíes de confiscación de tierras, asentamiento ilegal y desposesión, sumadas a la discriminación generalizada, han infligido un sufrimiento inmenso a la población palestina, despojándola de sus derechos fundamentales.

El régimen militar de Israel altera la vida diaria de los Territorios Palestinos ocupados en todos sus aspectos. Sigue afectando a cómo y cuándo los palestinos pueden desplazarse al trabajo o a la escuela, viajar al extranjero, visitar a familiares, ganarse la vida, asistir a un acto de protesta y acceder a sus tierras de cultivo o incluso al suministro de electricidad o de agua potable. Todo ello implica sufrir humillación, miedo y represión a diario. En la práctica, Israel ha tomado como rehenes las vidas completas de estas personas.

Los palestinos han puestos los muertos, el territorio, viven en asentamientos por debajo del umbral de la pobreza, donde impera la miseria y el olvido, solo su dignidad nacionalista los mantiene vivos y peleando por retomar su territorio, hoy ocupado por Israel. Los israelitas han infringido serias y aplastantes derrotas a los palestinos, desde que se creó como Estado en 1948. Esta partición en dos de Palestina (Cisjordania y Franja de Gaza) es una herida abierta en el corazón del Medio Oriente y fundamentalmente en los palestinos.

La política israelí de construir y expandir asentamientos ilegales en tierras palestinas ocupadas es una de las principales fuerzas impulsoras de las violaciones generalizadas de derechos humanos resultantes de la ocupación.

Este problema conflictivo no cambia con el tiempo ni tampoco el odio y la amargura que se ha engendrado durante generaciones por los palestinos. Este conflicto seguirá produciendo guerras y enfrentamientos entre Israel y los árabes del Medio Oriente. Mientras, los palestinos añoran ser algún día un Estado libre y soberano.

Economista