30 de Nov de 2021

Columnistas

'Pandora Papers': el dinero vs. la riqueza

“Este “crack” financiero será el inicio de un nuevo sistema monetario más transparente, llamado QFS (Quantum Financial System) […]”

Dinero no es igual a riqueza, en el sistema monetario fiduciario el dinero apenas es una representación de la riqueza, desde el Imperio bizantino, cuando las monedas estaban respaldadas en oro y bronce, pero después de los Tratados Bretton Woods y especialmente desde 1973, cuando Richard Nixon negoció con la OPEP que todo barril de petróleo vendido en el mundo se vendería exclusivamente en dólares, creándose así los “petrodólares” y con ellos una demanda artificial de dólares que distorsionó el valor de mercado real de la divisa.

Por eso es por lo que digo que el valor del dólar está inflado, además de esta breve explicación histórica, le invito a revisar las cifras récord del déficit fiscal de EE. UU., su relación deuda/PIB y muchos otros indicadores que le harán cuestionar su posición acerca del supuesto liderato económico de la divisa dólar.

Ese mismo cuestionamiento se lo han hecho el yuan, el yen, el rublo y otras divisas que han optado por iniciar un proceso de sustitución del actual sistema monetario por uno descentralizado que no pueda ser manipulado por los bancos centrales.

¿Será una criptomoneda? La reciente ley promulgada en China proscribiendo las criptos que carecen de respaldo tangible nos da luces sobre que apuntamos hacia una criptomoneda diseñada con un algoritmo en tecnología de cadena de bloques, cuyos “hosts” solo admitan el valor respaldado en metales o piedras preciosas y no el especulativo de mercado, como ha ocurrido con Bitcoin.

¡Ese es mi punto! Si no es el dinero, ¿dónde está la verdadera riqueza de este mundo? ¿Quién es el dueño del oro y la plata? Aunque existen reservas mundiales de oro, ¡Dios es el verdadero y único dueño de las verdaderas riquezas de este mundo! Al no ser más que una representación de las riquezas, el dinero comenzó a ser inflado hasta que finalmente dejó de representar del todo las riquezas para representar deuda, para confirmarlo sugiero revisar la relación actual entre los bonos del tesoro de EE. UU. en el extranjero con su déficit fiscal y su balanza de pagos y podremos así visualizar el real estado deficitario de la economía que emiten los dólares.

Definitivamente estamos en medio de un cambio de paradigma global, los cambios son tan grandes y profundos que cuesta apreciarlos mientras ocurren, solo la perspectiva del tiempo nos mostrará lo que realmente ocurre.

Las bolsas del mundo reaccionarán a los “Pandora Papers", veremos como una serie de hechos seguirán en los ámbitos económico, financiero, bancario y provocarán un “crack” financiero mayor que el de 1929 y mucho peor que el del 2008 (Lehman Brothers & Goldman Sacks), cuando los bancos centrales financiaron un rescate bancario que esta vez será imposible.

Este “crack” financiero será el inicio de un nuevo sistema monetario más transparente, llamado QFS (Quantum Financial System), cuya base en la programación cuántica permitirá el procesamiento simultáneo de millones de transacciones por segundo, sustituyendo así a los bancos centrales y su corrupto SWIFT bancario, que solo ha servido para la especulación financiera con tus ahorros.

Termino este análisis concluyendo que un sistema más transparente será muy refrescante para el mundo, especialmente si va acompañado de la caída de los reinos de este mundo en sus principales ámbitos económico, político, religioso y cultural, hoy estamos siendo testigos de esta caída con los #PandoraPapers.

Pero, ¿será un mundo mejor? Personalmente creo que el único mundo mejor lo veremos cuando Cristo venga a reinar y juzgar a las naciones, antes de eso habrán cambios como el profetizado por Daniel cuando el Imperio griego de Alejandro Magno derrotó al Imperio persa de Artajerjes en 336 a. C. Alejandro se presentó como la “luz de la razón y la democracia imponiéndose al paganismo y a la tiranía”, pero en el mundo espiritual el profeta Daniel nos reveló que no eran más que el príncipe de Persia, siendo derrotado por el príncipe de Grecia, dos entidades del mal que, aunque ante los ojos de la historia aparecen como opuestos, la verdad nos mostró que solo eran dos caras de la misma moneda. Semejante escenario tenemos ahora, un cambio gigante en lo visible, pero un mismo reino del mal en lo invisible.

Así, el cambio de paradigma que estamos viviendo no representa una lucha entre el bien y el mal, simplemente el cambio de un orden mundial por otro, el príncipe de este mundo seguirá gobernando hasta que Cristo venga y lo acabe con el aliento de su boca. Que Dios nos dé espíritu de sabiduría y entendimiento.

Economista

***