Temas Especiales

23 de Ene de 2022

Columnistas

Día Mundial del No Uso de Plaguicidas: situación en Panamá

“[…] 64 plaguicidas altamente peligrosos, con registro sanitario vigente en Panamá, están prohibidos o no autorizados en otros países, en cualquiera de los usos”

Hoy, 3 de diciembre de 2021, es un día en que se conmemora a las víctimas de Bhopal, India. La tragedia de Bhopal fue un acontecimiento ocurrido ya hace 37 años, en el año 1984, donde 16 000 personas perdieron la vida y 500 000 resultaron afectadas por un escape de gas tóxico en una planta para la producción de plaguicidas. El producto conocido con el nombre de “metil isocianato” dejó secuelas permanentes a más de 100 000 personas en ese país y hoy la cifra estimada es de 25 000 muertes por esa terrible tragedia.

A raíz de este lamentable hecho, la Red de Acción en Plaguicidas y 400 organizaciones más, deciden establecer un día internacional del no uso de plaguicidas para rendir un homenaje a todas las víctimas de este fatídico evento.

En este tema sobre plaguicidas, siempre habrán tres actores, las compañías y empresas que los fabrican, para las cuales los plaguicidas representan un gran negocio, entre ellas Monsanto, Sumitomo, Syngenta, Cargill, BASF, Bayer, Corteva y FMC, estos argumentan que los plaguicidas altamente peligrosos son una “herramienta importante para luchar contra la pérdida de cosechas” y un importante último recurso para “producir suficientes alimentos para una población en crecimiento”; como un segundo actor, están los Estados o Gobiernos, que son los que norman su importación, uso y comercialización a través de entidades gubernamentales.

En nuestro país, al Ministerio de Desarrollo Agropecuario (le competen plaguicidas de uso agrícola) y al Ministerio de Salud (le competen los plaguicidas de uso doméstico); y, un tercer actor que son las organizaciones no gubernamentales, que se oponen al modelo agrícola dependiente de agroquímicos, por ser un sistema sucio de producción ocasionando daños a la salud humana, con efectos agudos y crónicos y daños al ambiente, entre ellas: PAN (Pesticide Action NetWord) y RAP-AL (Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para la América Latina).

Conociendo hoy día, por diferentes estudios científicos, que los plaguicidas son sustancias que causan daño a la salud humana, con efectos ya determinados -como: carcinogénicos, daños a la reproducción, mutagénicos, teratogénicos y disrupción endocrina-, la sociedad se ha visto presionada a buscar alternativas a los mismos, de manera que se disminuya el riesgo que representa su uso actualmente. Además de causar daño al ambiente, contaminando de manera significativa los suelos, el aire, los ecosistemas en general y los recursos hídricos.

Hemos comparado la lista de plaguicidas altamente peligrosos de PAN Internacional con los ingredientes activos autorizados y registrados por las autoridades gubernamentales competentes en Panamá, estas son el Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

Se destaca el hecho de que 75 ingredientes activos de plaguicidas altamente peligrosos cuentan con autorización, según lo indica el Ministerio de Desarrollo Agropecuario en sus registros de insumos fitosanitarios, actualizados hasta 2020. Dichos ingredientes activos están autorizados en más de 2064 presentaciones comerciales, como insecticidas, herbicidas, fungicidas y fumigantes, principalmente para su uso agrícola, pero también se permiten para el uso pecuario, forestal, industrial, doméstico, e incluso algunos, para su empleo en campañas de salud pública.

Destaca también el hecho de que 64 plaguicidas altamente peligrosos, con registro sanitario vigente en Panamá, están prohibidos o no autorizados en otros países, en cualquiera de los usos. También se han plasmado en este documento los procesos que deben cumplir las compañías comerciales para el registro de plaguicidas e insumos agropecuarios dictaminados por el Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

Por otro lado, se han identificado los efectos de los Plaguicidas Altamente Peligrosos autorizados en Panamá. Llaman la atención los clasificados como “Muy tóxico para las abejas” (35), “Mortal, si es inhalado”, según el Sistema Global Armonizado (H330 SGA) (21), Perturbadores Endocrinos (17), Probable Carcinógeno en Humanos, según EPA (14). Preocupa, en Panamá, el alto número de plaguicidas altamente peligrosos autorizados, y que estén prohibidos en otros países, los daños que se documentan en algunos de los estudios presentados en este informe, la falta de control de las aspersiones aéreas de los plaguicidas, la deficiencia de un adecuado y confiable monitoreo ambiental, especialmente del agua y los suelos, y el impacto sobre la biodiversidad, particularmente sobre los polinizadores.

En Panamá, hay mucho por hacer en materia de mejorar la gestión de sustancias dañinas a la salud y al ambiente, podemos ver que ha habido una gran cantidad de leyes, decretos, convenios, aprobados como iniciativas para ir prohibiendo y restringiendo una serie de Plaguicidas Altamente Peligrosos y otras sustancias de uso agrícola, industrial y doméstico, pero aún está en el mercado un gran número de ellos como lo demuestra este informe.

Afortunadamente, hay una gran cantidad de productores que se han organizado en todo el país y están optando por nuevos modelos de producción, amigables con el ambiente, como lo son las alternativas de la agricultura ecológica, agroecológica, orgánica, biológica, natural, biodinámica, que están produciendo y concientizando a la población sobre consumir productos inocuos para la salud y el ambiente.

Biólogo, profesor, Universidad de Panamá.