Temas Especiales

27 de Ene de 2022

Columnistas

Compra de juguetes

“No se apresure, visite varios almacenes y escoja el juguete deseado para su hijo, comparando siempre precio y calidad”

Entre los artículos más buscados durante estos días, se encuentran los juguetes para obsequiar a los más pequeños.

Antes de elegir un juguete deben asegurarse de que está destinado a la edad del niño, ya que, por ejemplo, juguetes inofensivos para una edad de once años pueden ser peligrosos e incluso mortales para un niño de cuatro años.

Aunque los artículos tecnológicos están en primer lugar de preferencia, hay que considerar la edad apropiada, esto es muy importante.

Una vez encontrado el juguete deseado, compruebe si lleva en lugar visible las indicaciones que permitan identificar su origen y si existe una edad mínima para su uso.

Antes de adquirirlo, verifique su estado, y si tiene la más mínima duda sobre la seguridad que brinde a su hijo, no lo compre.

Lea atentamente las instrucciones de empleo y las observaciones complementarias (referentes al montaje, equipo de protección, precauciones, etc.). Conserve los datos útiles del fabricante o distribuidor, y la factura, por si tuviera que hacer alguna reclamación.

Explique al niño el funcionamiento detallado del juguete, tal y como se describe en las instrucciones, incluso puede hacer un primer ensayo en su presencia, para comprobar que el niño ha comprendido su explicación. Indique los eventuales riesgos que puede correr y dígale qué gestos o manipulaciones debe evitar.

- Si se compran juguetes eléctricos, hay que comprobar que estos no representan riesgos, como quemaduras.

- Los juguetes pintados o barnizados no son propios para niños de corta edad, porque todo se lo llevan a la boca.

- Los juguetes para bebés deben estar fabricados con materiales irrompibles.

- Cuidado con los juguetes que produzcan ruidos, ya que pueden fácilmente dejar al niño sordo, sobre todo si se utilizan en una habitación cerrada, ya que el sonido se multiplica.

Recuerde que los precios de los juguetes nunca han estado controlados, los mismos se rigen según la libre oferta y demanda.

Hay que señalar que todo juguete, al igual que como los otros artefactos, cuentan con una garantía, la cual el consumidor debe exigir y de no estar señalada en la factura se acoge a la garantía legal de tres meses, establecida mediante la Ley 45 de 31 de octubre de 2007. Durante este tiempo, si se presentan deficiencias en el artículo, el consumidor puede exigir la reparación, sustitución y en última instancia el reembolso de la cantidad pagada.

No se apresure, visite varios almacenes y escoja el juguete deseado para su hijo, comparando siempre precio y calidad.

Comunicador social.