Temas Especiales

19 de May de 2022

Columnistas

Hacer nuestra parte todos los días

“Este planeta lo heredamos limpio y nos toca protegerlo y garantizarle condiciones de vida a nuestras futuras generaciones, igual o mejor a la que tuvimos nosotros. Hay que hacer lo necesario todos los días para salvar el futuro”

Por como funcionan los días de la semana este tema pudiera parecer estar un poco atrasado, pero en verdad, no es así. El pasado viernes 22 de abril celebramos a nivel mundial el Día de la Tierra. Con el lema “Invertir en nuestro planeta”, el portal www.earthday.org anunció que “… El Día de la Tierra 2022 se centra en acelerar las soluciones para combatir nuestra mayor amenaza, el cambio climático, y activar a todos (Gobiernos, ciudadanos y empresas) para que hagan su parte”.

A pesar de los negacionistas, que siempre los hay en todos los temas, muchos coincidimos en que la temperatura pareciera más elevada cada año. La intensidad del Sol durante las primeras horas del día pareciera más severa, al punto que afecta lo fresco natural de las mañanas. ¡Hace calor! a toda hora. Cuando el Sol se oculta pasadas las 6:30 de la tarde, ese calor permanece hasta bien entrada la noche. La respuesta a esto, de los que tienen por qué conocer de este tema, es que el cambio climático está en pleno desarrollo.

Hace unos años me referí a un evento que se dio en París, Francia, en el año 2007, cuando el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático informó que “la Tierra se está calentando y este fenómeno se debe inequívocamente a la actividad humana”. Ese informe fue considerado como el más riguroso elaborado hasta ese momento. El grupo, conformado por unos 2500 científicos de más de 130 países, indicó “que las concentraciones de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso en la atmósfera han aumentado de manera notable desde 1750” [...] y que “los niveles de emisión de estos gases a la atmósfera son los mayores de los últimos 650 000 años”.

Entre otros aspectos, el informe del Panel de expertos indicó que la temperatura actual es el doble que la que se registraba en el siglo XVIII y de continuar así, “la temperatura irá aumentando 0,2 grados cada una de las dos próximas décadas”. La conclusión, en términos generales, es que el calentamiento global se debe casi exclusivamente a la actividad humana. En 2015, el Journal of Science publicó un informe elaborado por un grupo de 18 científicos titulado “Planetary boundaries: Guiding human development on a changing planet” (Los límites del planeta: orientando el desarrollo humano en un planeta cambiante). El estudio señaló: “El marco de los límites planetarios define un espacio operativo seguro para la humanidad sobre la base de los procesos biofísicos intrínsecos que regulan la estabilidad del sistema de la Tierra. Dos fronteras fundamentales -cambio climático y la integridad de la biosfera- han sido identificados, cada uno de los cuales tiene su propio potencial para impulsar el Sistema de la Tierra en un nuevo estado en caso de ser transgredidos sustancial y persistentemente”. Según los científicos, en ese entonces, 2015, ya la humanidad ha transgredido 4 de los nueve límites estudiados. Estos 4 son: 1- la tasa de extinción, la deforestación; el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera y el flujo de nitrógeno y fósforo (utilizado en tierra como fertilizante) en el océano. Los científicos advirtieron que “nadie sabe qué va a pasar a la civilización si las condiciones planetarias siguen cambiando (...) es probable que sea mucho menos hospitalario para el desarrollo de las sociedades humanas”.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje sobre el Día de la Tierra para este año, señaló que “La Tierra se enfrenta a una “triple crisis planetaria”: la alteración del clima, la pérdida de naturaleza y biodiversidad, y la contaminación y los residuos. Esta triple crisis amenaza el bienestar y la supervivencia de millones de personas en todo el mundo. Los componentes básicos de una vida feliz y saludable -agua limpia, aire puro, un clima estable y predecible- están sumidos en el caos, lo que pone en peligro los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Desde el informe de los científicos de 2007 al mensaje del secretario general Guterres, la cosa no pinta bien. Es más el aparente entusiasmo que la reversión concreta de los daños causados. Este planeta lo heredamos limpio y nos toca protegerlo y garantizarle condiciones de vida a nuestras futuras generaciones, igual o mejor a la que tuvimos nosotros. Hay que hacer lo necesario todos los días para salvar el futuro.

Comunicador social.