• 14/06/2013 02:00

Reflexionemos

La sociedad panameña cada día tiene menos espacios de análisis y de reflexión, ante los hechos que acontecen. Las informaciones que se r...

La sociedad panameña cada día tiene menos espacios de análisis y de reflexión, ante los hechos que acontecen. Las informaciones que se reciben son asumidas como verdaderas, sin el más mínimo cuestionamiento y desde luego se juzga, se condena o se crucifica a las o los afectados.

Lo acontecido al Dr. Roberto Velásquez es una muestra de ello. Si bien estuvo muy mal lo manifestado supuestamente por el Dr. Velásquez, hay que ver qué escenario se construyó para que las expresiones se diesen. Estos métodos bajos y vulgares, contribuyen a destruir aún más la ya deteriorada sociedad panameña.

La tónica de este gobierno es basarse en el espionaje de la intimidad, creando un ambiente de miedo, tal como se le ha creado a colegas docentes.

La semana pasada, en El Panamá América, aparece una información relativa al compañero Mariano Mena. Debo decir que en los más de diez años de lucha continua contra la violencia hacia la mujer, no ha habido ningún dirigente sindical en el país que participe, apoye y promueva jornadas en contra de la violencia contra la mujer como lo ha hecho Mariano Mena.

Por estas y otras razones quisiera llamar la atención ante el mediatismo de las informaciones que los medios de comunicación transmiten, ya que no es posible que las asumamos sin la más mínima reflexión, pues estas informaciones se construyen con propósitos preestablecidos al servicio de quienes gobiernan. Es lamentable escuchar a intelectuales aceptar las informaciones proferidas por los medios y escandalizarse a la primera oportunidad, sin la más mínima reflexión o sin generar siquiera la más mínima duda a las informaciones publicitadas.

Hoy día, tenemos en nuestro país a una dictadura civil, pues hay un control de todos los órganos del Estado; aunado a que se busca, como con toda dictadura, controlar nuestros pensamientos.

Vivimos una crisis muy profunda con altos índices de corrupción; con una gran impunidad pululando por todas partes; con un alto espionaje, utilizando incluso a familiares de la persona objeto de ser investigada o a la cual se pretende desarticular, para lograr sus objetivos. Sin duda alguna, requerimos de un nuevo pacto social que reordene el país a través de un proceso de Asamblea Constituyente.

*EDUCADORA.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus