Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

El 20 de Diciembre

Ninguno de los Gobiernos postinvasión se ha atrevido a exigir el reconocimiento del abominable hecho

Dicen que el tiempo aclara todo. Hoy, 27 años después, las cosas parecen aflorar la realidad. La cruenta y cri minal invasión del 20 de Diciembre de 1989, jamás debemos olvidarla, por más que los cómplices y beneficiarios catalogaron la barbarie de ‘liberación', y el invasor, de ‘causa justa'. Tampoco, el hecho de que hubo ‘panameños' que la exigieron e incluso ratificaron que, de considerarla necesaria volverían a hacerlo. Lo peor es que hay quienes todavía creen que el militarismo norteamericano era, y sigue siendo, benefactor y que sus bombas siembran democracia, justicia y paz. Y aunque hubo más muertos en las primeras 24 horas de la invasión que en los 21 años de militarismo criollo, ninguno solo de los Gobiernos postinvasión se ha atrevido a exigir el reconocimiento del abominable hecho, como crimen de lesa humanidad ni mucho menos, a demandar la menor reparación por las innumerables pérdidas de inocentes vidas humanas y la destrucción y el daño inferido al resto de la población. Irónicamente el colonialismo ya parece impreso en el código genético, asentado en las neuronas de quienes, debiendo actuar a favor de los intereses nacionales, ‘gobiernan' como si su deber fuera servirle incondicionalmente al amo de una hacienda; baste ver lo que ocurre hoy día con el brutal ataque a la libertad de información, de prensa y de libre empresa. ¡Hay que hacerse respetar!