Temas Especiales

16 de May de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Qué es blanqueo de capitales?

La pregunta me la hago, de manera constante, desde el momento en que las autoridades judiciales le abrieron un proceso a quien ejerció l...

La pregunta me la hago, de manera constante, desde el momento en que las autoridades judiciales le abrieron un proceso a quien ejerció la jefatura del Poder Ejecutivo en el quinquenio 1994—1999. Me declaro neófito en el mundo de las leyes, pero eso no me quita el derecho que tengo a expresar mi punto de vista sobre el tema.

La respuesta que más se acercó a la interrogante arriba señalada la encontré en una biblioteca virtual y que dice: ‘El blanqueo de dinero es conocido en algunos países como lavado de dinero, lavado de capitales, lavado de activos. Es el proceso a través del cual es encubierto el origen de los fondos generados, mediante el ejercicio de algunas actividades ilegales o criminales (tráfico de drogas o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, crímenes de guante blanco, prostitución, malversación pública, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y últimamente terrorismo)’.

El objetivo de la operación, que generalmente se realiza en varios niveles, consiste en hacer que los fondos o activos obtenidos a través de actividades ilícitas aparezcan como el fruto de actividades legítimas y circulen sin problema en el sistema financiero. En el caso de Pérez Balladares pareciera que los dineros investigados provienen de pagos realizados por operadores de casinos. Estas empresas están registradas; tienen sus permisos y los dineros que obtienen son lícitos.

Escrito lo anterior me pregunto, ¿cometió el ex presidente de la República, Ernesto Pérez Balladares, blanqueo de capitales? ¿El origen del dinero de algunas cuentas de empresas relacionadas con el ex mandatario guarda relación con actividades ilícitas, como tráfico de drogas o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, crímenes de guante blanco, prostitución ilegal, malversación pública, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y últimamente terrorismo?

La sabiduría de mis 55 años, más la inteligencia mediana que poseo, me señalan caminos distintos a los que tomaron las autoridades judiciales. Siento que, ahora, éstas se encuentran en laberintos difíciles, en veredas vidriosas y espinosas que para salir de ellas, tendrán que hacerlo con mucho cuidado. Cada día me convenzo de que el caso debió ser dirigido hacia otros escenarios judiciales, pero al hacerlo sólo por lo de blanqueo de capitales, al juez no le quedará más remedio que dictar una medida opuesta a la que pide el fiscal.

Siento que hubo mucho pan y circo con este caso; percibo que se dieron grandes errores, cuando la Fiscalía Contra el Crimen Organizado inició las investigaciones. Parte del pueblo gozaba con esto; pocas veces tenemos la oportunidad de ver a un ex mandatario sentado en el banquillo de los acusados.

Desde hace mucho tiempo me declaré adversario de las cosas negativas que hizo el partido al que pertenece el señor Ernesto Pérez Balladares, pero también he hecho reconocimientos públicos a lo bueno que nos han dejado. Recalco que a principios de la administración de Pérez Balladares, la consigna de muchos perredistas fue de perseguir, pero la serenidad del ex mandatario impidió eso. También reconozco que él fue un presidente que mandó y que le dio realce al cargo que ostentaba.

El mayor pecado que le atribuyen muchos, radica en las privatizaciones, pero de no ser por ellas hoy hubiésemos tenido un país atrasado en los campos más sensitivos de la economía, como lo son las comunicaciones y la electricidad. Aclaro que estoy en contra de lo que hizo el ex mandatario al final de su gobierno en cuanto al otorgamiento de concesiones para operar juegos de azar. De repente cabría preguntarse si eso fue legal o riñó con normas morales establecidas. Y es que muchas veces lo antiético no necesariamente es ilegal.

¿Qué hará el juez si determina que el dinero que recibió Pérez Balladares no estaba sucio y que por lo tanto no había necesidad de lavarlo o blanquearlo? Esa es la gran pregunta que nos hacemos muchos.

*EX SECRETARIO DE PRENSA DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.