Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Perspectivas para el 2012

T ras un exitoso 2011, por el índice de crecimiento económico alcanzado (10.5%), se despide el año cargado de escándalos de corrupción. ...

T ras un exitoso 2011, por el índice de crecimiento económico alcanzado (10.5%), se despide el año cargado de escándalos de corrupción. Otro hecho relevante, es que no se llegó a un acuerdo entre empresarios y trabajadores en la Comisión Nacional de Salario Mínimo. Fue el gobierno quien estableció y anuncio el nuevo incremento salarial entre el 15 y 18%. El cual empezó a regir a partir de este 1 de enero. Quedó así instituida la nueva rata salarial básica mensual entre B/.432.00 y B/.490.00.

El nuevo salario mínimo fijado, por el gobierno, viene recibiendo fuertes críticas. Los empresarios aducen que este aumento repercutirá negativamente en las finanzas de sus negocios. Para nadie es un secreto que ellos nunca pierden. Al aumentarse los impuestos o salarios, ellos trasladan estos costos al consumidor, apropiándose del excedente de las utilidades producidas, maximizando sus ganancias.

Los trabajadores señalan que el incremento no es suficiente para hacer frente al alza inflacionaria que viene elevando el precio de los bienes y servicios, fundamentalmente la canasta básica (alimentos, vivienda, luz, transporte, gas y vestuario), disminuyendo la capacidad adquisitiva.

Al gobierno le espera un gran reto este año. Es indiscutible el encarecimiento en el costo de vida que reciente la familia panameña. Es de forzoso cumplimiento que, igual a la empresa privada, el gobierno asuma igual responsabilidad.

En el gobierno existe un considerable número de funcionarios técnicos y de apoyo, con salarios mayores al mínimo, pero menores a los B/.1,000.00, a quienes por no pertenecer al partido gobernante, les descalifican para incrementos salariales, quizás la razón por la cual no se ha implementado un aumento general de sueldos, continuando así con la insana práctica de jugosos nombramientos políticos y contrataciones directas.

Entramos al 2012, llenos de expectativas. Según el balance preliminar de la economía regional, presentado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ‘el crecimiento económico de la región no es inmune al entorno de incertidumbre que impera a nivel global’.

En lo que respecta a Panamá para el 2012, CEPAL prevé un crecimiento aproximado de 6.5%. Lo alentador de esta noticia, es que aún cuando se pronostica una situación difícil a nivel mundial, Panamá está considerado a ser el segundo país en crecimiento, en América Latina, para este periodo.

Los panameños aspiramos a que ese crecimiento económico sea más que estadísticas frías; precisamos que se refleje en el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Es evidente que se requiere de políticas económicas y sociales que mejoren la capacidad adquisitiva del trabajador, así como de una planificación asertiva en el gasto de inversión pública, hacia proyectos prioritarios que resuelvan las necesidades más apremiantes de la población, que la deuda pública no exceda las reservas existentes y se logre mayor beneficio social.

En materia de política partidista, es evidente la necesidad de depurar la administración pública, sumida en la descomposición ética y moral que alimenta la corrupción, el nepotismo, clientelismo e impunidad, entre otras peculiaridades que afectan negativamente la paz y seguridad social.

EDUCADORA Y ECONOMISTA