Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Paradojas

Dos hechos me hacen cosquillas en mi conciencia: Siria y Alcatel-Figueres. . El fulgor de la Primavera Árabe iluminó a la juventud de ...

Dos hechos me hacen cosquillas en mi conciencia: Siria y Alcatel-Figueres.

El fulgor de la Primavera Árabe iluminó a la juventud de Siria. El dictador dinástico y sanguinario sacó sus tanques, apostó francotiradores y ordenó a sus tropas aplastar con sangre manifestaciones pacíficas. Son miles los muertos con mujeres y niños, exterminó a familias y pueblos; multiplicó torturas que dan pavor, según informaciones del ‘Journal’ de la Deutche Welle y de las Naciones Unidas.

En Libia, cuando la juventud se enfrentó al déspota, Inglaterra y Francia primero, y luego la OTAN, diezmaron el potencial bélico de Gadafi, y esto fue determinante para el triunfo de la revolución libia.

En el caso de Siria, Rusia y China no tienen fuerza moral para vetar e impedir la intervención de la comunidad internacional, incluyendo la Liga Árabe, y detener el genocidio y la barbarie del dictador.

Las democracias occidentales seguirán mirando impávidas estos crímenes en masa contra un pueblo desarmado que clama por libertad y democracia. Más de un año este ideal, este clamor, se enfrenta con decisión a las balas del dictador. ¡Este pueblo heroico merece respeto, humanidad y apoyo decisivo! Alcatel-Figueres Está demostrado que Alcatel practicó la corrupción para pagar favores de políticos. El presidente, a la sazón de Alcatel, a la sazón está en la cárcel. Y Alcatel confronta juicios por corrupción en los Estados Unidos. Es una verdad que le dio dinero a los expresidentes Miguel Ángel Rodríguez —MAR— y a José María Figueres —JMF— por supuestas asesorías.

Hay una diferencia, JMF recibió novecientos mil dólares de Alcatel y se mantuvo fuera del país el tiempo suficiente para que prescribiera la acción penal. Respondió con eufemismos legales, no éticos; La Nación, asegura que una encuesta demostró que la inmensa mayoría de los costarricenses no cree en las respuestas de JMF.

La diferencia es que MAR renunció a su alta posición como secretario general de la OEA y regresó voluntariamente al país a dar la cara, como un gentil caballero a defender su orgullo y su honor, a responder por las acusaciones. El fiscal general violentó la justicia al ordenar su arresto sin sentencia judicial. Bajó al expresidente del avión esposado, facilitó el acceso al interior del aeropuerto a la prensa sensacionalista, lo meten a una ‘perrera’ y lo conducen a la cárcel en medio de un espectáculo bochornoso, como si fuera la presa de un peligroso delincuente fugitivo.

Esta es la cruel paradoja de estos dos expresidentes en un caso similar de corrupción, con la misma transnacional, que demostrado está que practicó la corrupción.

¡Otra inmundicia a la vista! ¿Eludida la justicia formal por JMF, el pueblo reunirá la suficiente moral para una sentencia ética sin precedentes? ¿O el pueblo será solidario con la corrupción? *PERIODISTA COSTARRICENSE, REVISTA VIAJES.