Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El nuevo PRD

Hay que tener mucho valor, consciencia, tolerancia, militancia, determinación y constancia para rebatir adversarios y sustentar el proye...

Hay que tener mucho valor, consciencia, tolerancia, militancia, determinación y constancia para rebatir adversarios y sustentar el proyecto ¡Un nuevo PRD, por Un nuevo Panamá! que impulsa Juan Carlos Navarro y que goza la adhesión de miles de dirigentes de la estructura interna y mayoritaria membresía del Partido.

Es que toda clase de acusaciones infundadas y subterfugios son utilizados única y exclusivamente para obstruir y forzar un camino escabroso hacia el objetivo y meta de todo un equipo de hombres y mujeres que creen y demuestran de manera fehaciente y tangible ser discípulos del comandante Omar, cuando en su pensamiento filosófico propugnaba por el repliegue táctico y la invaluable necesidad de ceder espacios al Relevo Generacional.

Y es que cuando Juan Carlos Navarro habla de ¡Un Nuevo PRD!, se refiere a darle verdadero sentido democrático y participativo a la institucionalidad partidaria, al reorganizarla eficientemente, cumpliendo con lo establecido en estatutos sobre las asambleas de Áreas de Organización y la activación de las directivas de Corregimientos y Distritales. Para ello propone asignar un porcentaje del subsidio electoral en cada región, de manera que el colectivo traslade los recursos financieros necesarios cónsonos con las necesidades para operar y administrar el trabajo político. Esta desprendida, justa y acertada acción, muestra verdadero compromiso de revertir el trabajo de hombres y mujeres del Partido. Ello ofrece transparencia y permite una acción fiscalizadora de los Delegados sobre el manejo de bienes patrimoniales y otros.

En otro aspecto para abrir el debate interno sin cortapisas ni manipulaciones de manera que las directrices surjan de abajo hacía arriba, promoverá reformas para que el Comité Ejecutivo Nacional, CEN, el Consejo Directivo Nacional, CDN, participen armónicamente de las reuniones del Directorio Nacional solo con derecho a voz. Es decir, que la convocatoria goce de real autonomía con una directiva escogida entre sus miembros, dirigiendo al máximo Organismo deliberativo del PRD y cuyas decisiones se produzcan fruto del consenso. ¿Quién en su sano juicio puede criticar o descalificar estas, que son apenas algunas de las innovadoras medidas que dinamizará y dará autenticidad a los principios y fundamentos del Partido de Omar Torrijos? La libre expresión y mandato de las bases del Partido identificadas en la marea azul, que abarrotó los centros de votación los domingos 8 y 22 de julio para apoyar los candidatos a delegados afines con la aspiración de Navarro para secretario general, fue algo evidente y arrollador. Muestra palpable de que los miembros inscritos mandan claro mensaje a la actual dirigencia de no avalar ni digerir los ataques al copartidario. Aunque en este ejercicio democrático se abrieron heridas y en innumerables ocasiones se antagoniza con excesiva pasión, no tengo la menor duda de que una vez comprobado en la votación el rotundo triunfo de Juan Carlos, la madurez y sensatez se impondrá como efectivo mecanismo de fortaleza que consentirá que todos los sectores y corrientes se unan en la construcción del proyecto que redima nuestra sociedad, en base a compromisos que generen resultados. Rescatar la credibilidad de la clase política panameña, reflejando al PRD Torrijista como auténtico faro de luz en ideales de justicia, equidad, solidaridad y humanismo.

*DELEGADO ELECTO DEL PRD.