Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Elecciones y sus objetivos

¿ Qué analiza el electorado y qué factores está tomando en cuenta? En lo Democrático: que no nos repita otra dictadura. Nunca más asesin...

¿ Qué analiza el electorado y qué factores está tomando en cuenta? En lo Democrático: que no nos repita otra dictadura. Nunca más asesinatos, desaparecidos encarcelados, torturados, perseguidos, ni exilados. Que no coarten las libertades, ni se violen los Derechos Humanos. Que no se cierren televisoras, ni periódicos, ni universidades, ni colegios.

Como ya existió un partido, el PRD, que participó en esas trágicas actividades, deben, para su propia superación, hacer una Declaración Pública de que no repetirán esas nefastas prácticas y deben firmarla todos los que participaron en las mismas. Deben además comprometerse a enmendar esos hechos e indemnizar a las víctimas o sus familiares. Para lo cual deben crear un fondo con donaciones de todos los que se beneficiaron y participaron en el enriquecimiento ilícito o lícito de esa época, civiles y militares.

El electorado lo vería como un acto de Justicia y sin duda mejoraría la imagen de su partido y sus candidatos.

En la Justicia Social: generalmente los partidos han dependido de las oligarquías económicas, que han sido el poder real detrás de los candidatos y últimamente actuando ellos mismos. La política ha sido utilizada por comerciantes, negociantes, financistas, inversionistas para facilitar sus ganancias, con el tráfico de influencias, coimas y otra hierbas. Al parecer ejemplos hay muchos de nuevos ricos o de los que entran ricos y salen mucho más ricos. Esta mercantilización ha sido un desprestigio. Para no lastimar los nombres de todas las empresas y adinerados, que la mayoría son honestos ciudadanos. Los gremios empresariales deberían, en términos generales, pronunciarse en el sentido de descalificar a los incapaces elementos que han utilizando la administración pública para explotar al Estado, que es el dinero de todos; y de paso mejorar el prestigio de todo el empresariado que no necesita utilizar esos nefastos procedimientos. Pero el país ha tenido un crecimiento económico con el esfuerzo, creatividad y esfuerzo de muchos empresarios y trabajadores. Ese capitalismo no debe ser salvaje, tiene que tener una función social participativa de la sociedad civil, sindicatos, consumidores, usuarios reflejada en calidad de vida, precios regulados, sueldos justos, capacitación, tecnología especialmente agraria. La producción tiene que ser humanizada, inteligentemente modernizada y con amor de prójimo socializada. Los sectores que han actuado en forma deshonrosa deberían igualmente, como compensación, crear confidencialmente un importante fondo para invertir en obras de carácter social como escuelas, puestos de salud y caminos en las comarcar indígenas.

El Nacionalismo: Desde siempre los políticos han utilizado objetivos nacionalistas. Desde antes de 1903, con Porras, Acción Comunal 1936 (Panameñistas), que eliminó la intervención militar de USA. El Frente Patriótico de la Juventud en la década de 50. Y en el 64 el Frente por la Soberanía. Han sido eslabones de esa lucha generacional por la dignidad y la independencia nacional. Mucho se ha avanzado especialmente en jurisdicción y economía concretada por la dictadura militar 1976.

Pero no pueden usar esa tarea histórica como trofeo electoral, porque aún dejaron cláusulas en los tratados que condicionan nuestra soberanía económica y nos exigen consultas con las navieras para cobrar los peajes del Canal, según lo que debe ser una justa participación en las ganancias del comercio mundial; y lo presionan con el derecho a ‘perpetuidad’ a intervenirnos militarmente. Hecho que los panameños no aceptamos, porque eso no fue a plebiscito, pero lo firmó el torrijismo.

El nacionalismo no lo inventó el PRD, solo lo manipuló y defraudó, por eso deben corregirlo; aceptado apoyar el inicio de las gestiones diplomáticas para modificar el tratado de neutralidad sin intervenciones militares y usar a la ONU como garante y no ningún país.

Si queremos sentirnos orgullosos de nuestros progresos, debemos ganárnoslo con cultura cívica que nos dé seguridad callejera, políticas ideológicas electorales, proyectos sociales factibles, Educación de alto nivel y cobertura, Salud Pública con agua, alcantarillas y recolección de basura eficaz, producción que nos garantice la seguridad alimenticia, honestidad ciudadana sin corrupciones ni juegavivo.

Las oligarquías, las dictaduras, la corrupción, la ignorancia, la violencia y la ineficacia son los factores que distorsionan y compran conciencias, y que hay que eliminar en las decisiones electorales, en partidos y candidatos. Para un Panamá mejor.

MÉDICO Y EXMINISTRO DE ESTADO.

—UNA ORACIÓN POR MANDELA.

—CUANDO MANEJE NO TOME.