Grupo Grado: 'La música transforma momentos difíciles en oportunidades de celebración'

Actualizado
  • 15/09/2020 00:00
Creado
  • 15/09/2020 00:00
La agrupación musical venezolana ha encontrado su segundo hogar en Panamá, donde desde hace cinco años logró colarse con pisada firme en la escena musical nacional

En 2008, el estado de Portuguesa en Venezuela vio nacer una agrupación musical formada por cuatro amigos que buscaban una forma de expresarse y llevar alegría a quienes les rodeaban. El Grupo Grado –cuyo significado se deriva de una expresión que denota 'secreto' en la comunidad venezolana– está formado por los hermanos Carlos Manuel Meléndez y Andrés Moya, y los primos Lorens Padrón y Steven Ocanto; entre los cuatro han superado obstáculos y aprovechado oportunidades para posicionarse como una de las bandas con mayor auge en Centroamérica.

La agrupación fusiona ritmos musicales.

Los músicos coincidieron en una agrupación musical folclórica española en Venezuela, donde en sus tiempos libres tocaban covers de canciones de artistas como Bacilos, Sin Banderas, Carlos Vives y demás con mayor popularidad latina. Tras formalizar sus planes de convertirse en una banda pop latina y dada la situación de su país natal, se mudaron a Panamá en 2015 donde ahora comparten todos sus días en la ciudad capital. “Nos sentimos en casa gracias al apoyo que hemos recibido de los panameños”, explicaron en una entrevista con La Estrella de Panamá.

“Cuando llegamos a Panamá vinimos con un disco de diez canciones de un género pop latino, lo que se consume mucho en Venezuela, pero rápidamente nos dimos cuenta de que Panamá disfruta de lo conocido como 'plena' y que el reguetón urbano es lo que reina, por lo que reinventamos nuestros sonidos sin dejar de ser nosotros mismos; buscamos diferentes ritmos y géneros que mostraran quiénes somos y lo que nos apasiona”, indicó Padrón, “los cuatro tenemos diferentes gustos musicales, pero llegamos a un punto medio y nos volcamos hacia lo urbano con elementos latinos, pop, rock, entre otros”.

Con poco tiempo en territorio istmeño, la agrupación se dirigió a las plazas del Casco Antiguo para sumarse a la vida nocturna y potenciar su presencia musical. “Tocamos en Casco Antiguo por casi seis meses, recibiendo propinas y haciendo pequeñas presentaciones de cinco canciones todas las noches”, compartieron; “eso nos abrió las puertas con diferentes personas, conseguimos muchos seguidores en redes sociales y obtuvimos diversos contratos en establecimientos que buscaban actos musicales, así como dar rienda suelta a nuestra música”.

Para el grupo, los inicios fueron duros, y a la vez, una experiencia “gratificante que nos ayudó a crecer en la música, así como a valorar los esfuerzos que realizamos por alcanzar nuestras metas”.

Tras entrar en contacto con la agrupación panameña Los Rabanes, de quienes eran fanáticos, cuentan que recibieron una llamada de su agente para darles la oportunidad de participar en el disco tributo que estaban realizando como celebración de sus 20 años de carrera; “sin pensarlo, aceptamos; pudimos interpretar el tema 'La Vida', con nuestro sello musical”, contaron.

“Luego de 8 meses, recibimos una llamada de Los Rabanes para avisarnos que estábamos dentro del álbum, lo que para nosotros fue un honor y orgullo”, agregaron.

Esta sería la primera oportunidad de mostrar su trabajo, lo que a través de los años los llevó a compartir tarima con artistas como Guaco, Oscarcito, Chino y Nacho, Los Cadillacs y Prince Royce; mientras que en Panamá han alternado con artistas como Sebastián Yatra, Sara Rivera, Lourdes Rivera, Japanese, Ingrid de Ycaza y Los Rabanes.

“Un día estábamos en las calles del Casco y al otro éramos los teloneros de Sebastián Yatra (risas). Esta experiencia nos ayudó a entender lo que realmente queremos y cómo llegar a obtenerlo”, enfatizaron, “fue la oportunidad de una vida y dio validez a todos los procesos que atravesamos desde que llegamos a Panamá dando frutos gratificantes para nuestra carrera”.

Esto también les abrió puertas en su tierra natal, logrando hacer promociones de sus canciones en medios de comunicación en Caracas. “Logramos conseguir una recepción positiva de parte de la población venezolana y tuvimos la oportunidad de presentarnos en los programas de televisión que veíamos desde niños y que son un sello de reconocimiento en el país, lo que nos dio más presencia y permitió llevar nuestra música a nuestra gente”, recordaron, “lamentablemente, por la condición que atraviesa el país no hemos podido regresar, pero tenemos fe en que se logrará avanzar y que juntos podremos salir de ese panorama gris”.

Contribución

Ahora, en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus y con más experiencia, Grupo Grado lanzó hace un mes su segundo sencillo del año titulado 'El cielo con las manos' que cuenta con más de 4 mil visualizaciones y ha sido compartido en diversos países de Latinoamérica. “El mensaje central de la canción es que todos en algún momento de nuestras vidas hemos sentido que vamos a perder la batalla, que el esfuerzo que estamos haciendo en cualquier ámbito se verá bloqueado, pero hay que aprender a remar en medio de la tormenta y rodearse de personas que brinden un escenario positivo”, indicaron los músicos.

Para la creación del video musical, el equipo se puso manos a la obra y contactó amigos, colaboradores y familiares para hacer la producción. “Esperábamos recibir a 30 personas, pero al final contamos con 109 personas en el video, lo que nos hizo ver que muchos recibieron la canción como un regalo de nuestra parte para afrontar estos momentos difíciles”.

Como parte de su contribución comunitaria, los cuatro músicos han participado como voluntarios en organizaciones benéficas y en eventos de caridad. “Una de las oportunidades más especiales que hemos tenido en Panamá ha sido trabajar con la Fundación Amigos de los Niños con Leucemia y Cáncer (Fanlyc), donde hemos sido voluntarios desde 2016 y hemos realizado talleres de música para compartir con los niños. En 2018 nos pidieron hacer el jingle de la campaña oficial de la fundación junto con la orquesta la KShamba y Anita Barroso”, puntualizaron alegres.

La canción titulada 'El Milagro de la Vida' nació en un campamento realizado en Boquete, Chiriquí, donde la banda se reunió con la fundación. “Cada uno de nosotros se encargó de un grupo de niños y escribió un pedazo de la canción hasta obtener el sencillo”, contaron; “los niños pusieron su granito de arena ya que nos compartieron sus cosas favoritas y transmitieron su alegría al tema. La canción se encuentra en la página de Youtube de Fanlyc”, agregaron.

“El cáncer es una enfermedad muy dura para los niños y hemos tenido muchas experiencias hermosas compartiendo momentos con ellos, lo que nos ha abierto los ojos a la vida diaria que llevan sus familias y la lucha constante que enfrentan”, dijeron. “Muchos necesitan apoyo y una mano amiga que se atreva a verlos como las personas fuertes que son”, aseguran.

Perspectivas y unión

“En el momento en que estamos juntos ya sabemos lo que tenemos que hacer, algo que hemos cultivado en nuestra amistad durante años”, aseguraron, “estamos confiados unos en los otros y conocemos realmente nuestras intenciones y personalidades, lo que nos ha ayudado a no tener obstáculos en nuestra carrera, pero aún tenemos algunas discusiones de convivencia hogareña (risas)”.

Grupo Grado se considera afortunado al ser recibido con calidez en el territorio istmeño, destacando “la camaradería de las personas, las oportunidades de crecimiento y desarrollo y la hospitalidad general”.

“Panamá es nuestro segundo hogar ahora, su gente es nuestra gente y nos ha contagiado un sentimiento de pertenencia y de celebración constante que no podemos olvidar”, afirmó Moya.

Dentro de sus planes para 2021, la banda señaló que podrán lanzar muchas canciones empezando desde este octubre con un nuevo sencillo. “Nuestra meta es sacar una nueva canción cada dos meses y mientras siga el proceso hacia la 'nueva normalidad', seguiremos en contacto con las personas a nuestro alrededor y en redes sociales (@gradomusic)”, comentó Padrón.

Además, “es importante no olvidar que nos necesitamos mutuamente y que es necesario continuar haciendo lo mejor para resurgir más fuertes y unidos después de esta experiencia, y recordar que la música tiene el poder de transformar los momentos difíciles en oportunidades de celebración”.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus