• 08/08/2021 00:00

Santa Rita

En España es considerada la patrona de los funcionarios, por aquello del refrán que reza “Santa Rita, Rita.... lo que se da, no se quita”

Margherita Lotti nació el 22 de mayo en la región de Umbría, en Italia, en 1381 y fallece el 22 de mayo de 1457. Santa Rita de Casia, como es conocida después de morir en olor y loor de santidad, es patrona de las enfermedades y las heridas; de la familia y del matrimonio, sobre todo de aquellos en los que se dan abusos, así que también se la invoca en los problemas maritales; es patrona de las madres abnegadas, de las pérdidas, y de las causas imposibles.

En España es considerada la patrona de los funcionarios, por aquello del refrán que reza “Santa Rita, Rita.... lo que se da, no se quita”, que explica, con retintín y pedorreta conceptual incluida en la rima, que los puestos públicos en aquel país son vitalicios y, una vez conseguidos, ni un milagro de Santa Rita ni Rita la Cantaora con una espátula y agua caliente logra desalojar a aquella rémora de donde está instalada. Igualito que pasa en Panamá con los diputados.

O con las regalías que el paternalismo ofrece a una población aborregada y con un nivel educativo nulo, estulticia galopante que ha sido abanicada gobierno tras gobierno para tratar de conseguir precisamente este resultado: una masa de población abúlica y tarda a la que acallar con las migajas de la mesa de los epulones criollos.

Los diputados pueden anunciar con antelación sus delitos, para los que hay estipuladas penas de entre cinco a siete años de cárcel y llevarlos a cabo y las autoridades (¿autoriqué?) competentes no harán nada porque como los conocidos monos, ellos ni ven ni oyen, ni hablan. No saben nada, pero ni siquiera saben que no lo saben.

El pueblo les da el poder con su voto y ellos se aferran al poder con uñas y dientes, anclándose y anquilosándose en sus sillones. Santa Rita me lo dio, nadie tiene los redaños para quitármelo.

Pero en Panamá todos son devotos de Santa Rita, oh, sí. ¿Aún no han hecho ustedes los ejercicios mentales para imaginar qué va a pasar cuando a los miles de enganchados al bono solidario traten de eliminárselo? Un primer intento fueron los famosos cursos, a los que se han apuntado cientos de miles de personas. Lo siguiente, por lógica es cerrar el grifo, porque tal y como dijo alguien hace unos días, ese desembolso es insostenible para el Estado. Desde luego que lo es.

Nadie puede mantener esa cobertura mínima para los más desfavorecidos si está manteniendo una cobertura de miles y miles de dólares para los chupópteros de arriba. Y ¿quién puede apoyar a la cultura, a los teatristas o a los festivales independientes si necesita el dinero para promocionar una programación cultural que no existe o para subirle el sueldo a los directivos del nuevo ministerio?

Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita. Piensan todos los que llegan a ser ministros, alcaldes, diputados, lo que me dan no me lo quitan nunca más.

Porque por algún mecanismo mental extraño los que llegan al poder en este país se sienten inmediatamente imbuidos del poder divino. Ungidos por la mano de su papá dios en persona, empujados a cumplir un alto designo, el de lucrar de cualquier modo y manera posible y aquí paz y después gloria porque ya se encargan ellos de engrasar las conciencias que tengan que engrasar para que ardan como cirios pidiendo el imposible del perdón de sus pecados. Porque todo sabemos que si el arrepentimiento es verdadero y el que abre y cierra las puertas del cielo lo decide, ni San Serenín del Monte podrá oponerse.

Columnista
Lo Nuevo
comments powered by Disqus