Panamá,25º

12 de Dec de 2019

Cultura

Alta moda en París, mundo de contrastes

Plumas, brillos, holanes, texturas, sedas, encajes, transparencias

Plumas, brillos, holanes, texturas, sedas, encajes, transparencias...

Los diferentes desfiles de moda de Alta Costura Primavera/Verano 2017 durante la reciente Semana de la Moda de París, nos encantaron por completo.

Más que desfiles, las pasarelas se han convertido en súper producciones, un derroche de lujo y extravagancia, que lleva al público a un mundo de ensueño, donde pocas son las llamadas, pues una prenda de alta moda puede costar cifras exorbitantes.

París, tan romántica, exquisita y cultural, no podía ser la excepción. Las propuestas de los diferentes diseñadores fueron tan sofisticadas como variadas, pues hubo de todo, para todas: desde sobrias y elegantes prendas en tonos neutrales, hasta excéntricos atuendos con colores llamativos.

Eso sí, los detalles artesanales fueron el patrón común en los diseños, que en todo momento emanaban el encanto del ‘Haute couture'.

LA MAGIA DEL BRILLO Y LOS DETALLES

Si algo no puede faltar en las colecciones de alta moda, es el brillo y el legendario Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, lo sabe. Sobre el suelo y las paredes del Gran Palais parisiense, cubiertos con espejos, las prendas de alta costura de la casa Chanel reflejaban un brillo seductor, que provenía de las lentejuelas y los cristales de los trajes de noche.

El color plateado se posó sobre los zapatos y cinturones, que complementaban la mayoría de los atuendos, imprimiendo un toque metalizado y llamativo a la pasarela.

Otros que no se resistieron al seductor brillo, fueron diseñadores de la talla del libanés, Elie Saab, quien dejó claro el valor artesanal de sus prendas, al crear diseños únicos y fascinantes con bordados y detalles en pedrería, sobre tules y telas transparentes.

Aura Tout Vu adornó sus prendas tipo torero con perlas y piedras semi preciosas, mientras que el diseñador italiano Pier Paolo Piccioli resaltó las delicadas prendas de Valentino con bordados, canutillos, troquelados y plisados.

Por su parte, el diseñador libanés Georges Hobeika, eligió rhinestone y piedras semi preciosas para darle protagonismo a los detalles, que incluso utilizó en las uñas y los zapatos de las modelos.

DE CUENTO DE HADAS

Vestidos estructurados, como si se tratara de elaboradas y detalladas piezas de arquitectura, también formaron parte de la propuesta de la alta moda en París.

El diseñador libanés Zuhair Murad presentó llamativos trajes de noche en tonos vibrantes, como rojo, azul, verde y fucsia, con profundos escotes en las piernas.

Los diseñadores de moda Tamara Ralph y Michael Russo, optaron por colores más neutrales para los trajes de noche de la marca Ralph & Russo, pero imprimieron el toque de glamur a sus piezas con detalles troquelados, encajes, transparencias, aplicaciones florales y volantes.

UN MUNDO EXTRAVAGANTE

‘Haute couture' en ocasiones también es sinónimo de excentricidad. La diseñadora china Guo Pei's desplegó en su pasarela un mundo de opulencia, lujos y excesos, inspirado en el tema eclesiástico y la época medieval. Grandes joyas y accesorios en la cabeza, así como detalles en pedrería, fueron su propuesta, que complementó con un llamativo maquillaje y voluminosos peinados.

El diseñador francés, Jean-Paul Gaultier, también apostó por una línea más pintoresca, un poco más ligera y casual, llena de colores vibrantes, corte asimétricos y accesorios como pañoletas y sombreros.

SENSUALIDAD Y MOVIMIENTO

Los holanes y las transparencias no podían escapar de la alta moda parisina.

Armani Privé y el diseñador francés Alexis Mabille le dieron un toque de movimiento a sus creaciones con grandes volantes que temblaban al compás del contoneo de las modelos.

La diseñadora israelí Galia Lahav jugó con las transparencias y los encajes, para proyectar sensualidad en sus diseños con aire gótico.