Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Mundo

Shahram Amiri vuelve a casa

TEHERÁN. Un científico nuclear iraní, que desapareció hace más de un año y apareció misteriosamente en Washington diciendo que fue secue...

TEHERÁN. Un científico nuclear iraní, que desapareció hace más de un año y apareció misteriosamente en Washington diciendo que fue secuestrado por agentes estadounidenses, viaja a Irán para recibir una acogida oficial después de que Estados Unidos rechazara sus acusaciones.

Irán ha acusado a la CIA de secuestrar hace un año en Arabia Saudí a Amiri, quien trabajaba para la Organización de Energía Atómica de Irán. Estados Unidos no ha explicado cómo llegó a su territorio, pero niega haberlo secuestrado y dice que siempre fue libre de partir.

La república islámica está empantanada en una disputa con Estados Unidos y sus aliados por su programa nuclear, que los países occidentales dicen pretende fabricar armas atómicas y Teherán asegura es para generar energía eléctrica.

El miércoles, Amiri hizo un relato casi cinematográfico para contar su desaparición.

DECLARACIONES

‘Cuando estaba de peregrinaje en Arabia Saudí, un coche me ofreció llevarme (...) me apuntó con un arma en cuanto entré en el coche’, declaró en la televisión estatal. ‘Luego me drogaron (...) fui trasladado a América en un avión militar’.

Un portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores dijo que el científico estaba camino de su país, después de aparecer el martes en la oficina de intereses iraníes de la embajada paquistaní, que representa a Irán en Estados Unidos porque Teherán y Washington no mantienen relaciones diplomáticas desde la revolución islámica de 1979.

IRAN SEGUIRÁ EL CASO

Ramin Mehmanparast dijo que el Ministerio de Exteriores seguirá el caso a través de canales legales y diplomáticos en lo que respecta al papel que interpretó el Gobierno estadounidense en lo que calificó del secuestro de Amiri.

El Departamento de Estado estadounidense dijo que no secuestraron al científico, aunque no ha especificado si otro país pudo hacerlo y entregárselo.

En una serie de vídeos recientes, un hombre identificado como Amiri dijo que había sido secuestrado y torturado, que había estado estudiando en Estados Unidos, que huyó de ‘agentes’ estadounidenses y que había pedido a grupos de derechos humanos que le ayudaran a regresar a Irán.

Amiri fue citado el martes por la televisión estatal iraní diciendo: ‘Mi secuestro es una acción vergonzosa para Estados Unidos’.

El misterio que rodea al caso ha alimentado las especulaciones de que tendría información sobre el programa nuclear iraní que EEUU podría querer. En marzo, ABC News reportó que Amiri había desertado y estaba ayudando a la CIA.

La información sobre el programa nuclear iraní es muy importante para Washington, que teme que un Irán con armas nucleares pudiera amenazar a su mayor aliado en la región, Israel, así como el suministro de petróleo del golfo Pérsico y a países amigos en Europa.

Al preguntársele por qué Amiri querría volver, un responsable estadounidense sugirió que las autoridades iraníes podrían haber influido sobre su familia. El científico dijo que dará más detalles cuando llegara a Irán.

Más allá de los cruces, lo único que queda en claro es que lejos de llegar a su fin, el conflicto recién comienza y son muchos las zonas oscuras que deberán investigarse para saber si Amiri fue secuestrado por la CIA o si se trata de un desertor que ahora adoptó la figura de ‘arrepentido’.