Temas Especiales

02 de Ago de 2021

Nacional

El Sea Lion, posible causante del derrame en Taboga

Los residentes de la Isla de las Flores han denunciado la contaminación de las aguas de sus costas, que se hace presente en manchas oscuras que permanecen en las playas cuando se retira la marea. La barcaza protagonizó un derrame de combustible hace escasamente un año

La limpieza del área no ha cesado.Cedida

La barcaza Sea Lion, causante de un derrame en junio de 2020, propiedad de la empresa Sea Energy que se encuentra abandonada en la bahía, por la isla de Taboga, puede ser la potencial responsable de la contaminación de la Isla de Taboga, según denunciaron sus residentes, debido a un derrame de petróleo  que impactó sus costas la semana pasada.

Este derrame ha afectado la actividad pesquera, comercial y de turismo de la población con sus consecuencias ambientales, de acuerdo con los expertos.

Esta nave ya había provocado un derrame de proporciones considerables a las puertas del Canal de Panamá hace tan solo un año. Sea Energy fue sancionada con la revocación de su licencia, debido al derrame y su responsabilidad directa en las operaciones de la nave, que en ese momento tenía un permiso provisional de operación, otorgado por la actual administración pese a las condiciones de la embarcación.

El derrame de combustible ha afectado diversas actividades en la isla.Cedida

Sin embargo, Sea Energy cuenta nuevamente con licencia y los pescadores y pequeños empresarios de la Isla de las Flores, temen que sea nuevamente la barcaza Sea Lion, la nave que derramó la negra sustancia en sus costas.

“Hay algunos irresponsables a los que se les abre el proceso administrativo y se les multa”, dijo ministro de ambiente consultado al respecto. “Nosotros le estamos exigiendo a todos los barcos, naves en Panamá que cumplan con las normativas de la AMP”, afirmó el titular.

Según los pescadores, durante  años la nave ha permanecido anclada en la bahía con poco o ningún mantenimiento. La semana pasada se observó emanar combustible alrededor de su casco, lo que ha generado la denuncia.

Sea Energy está presidida por el empresario Gabriel Fernández, quien consiguió que a menos de un año del primer accidente el Administrador de la AMP, Noriel Araúz, le renovara su licencia de operación, a pesar de que en 2020, se reportaron cientos de barriles derramados en la Costa del Pacífico.

El fondeo del Sea Lion al frente de la Bahía de Taboga ha encendido las alarmas, dado que no sería el primer incidente similar de bunker que afecta a la isla, según afirman los lugareños, que han visto esta nave anclada por mucho tiempo en la bahía y que se puede apreciar desde las costas de Taboga debido a su cercanía.

Las afectaciones al medio ambiente son graves.Cedida

“Hemos peleado por muchos años con varias administraciones y hay una situación donde se tiran la pelota las autoridades”, dijo el comerciante isleño Oscar Hernández con 66 años, visiblemente enojado ante la situación. “La AMP da la autorización para estas operaciones de combustible y luego no supervisan, ellos saben quiénes son los que provocan accidentes, pero el pueblo es el afectado al final sin compensaciones por el daño causado”, dijo.

Como Hernández, los pescadores y residentes del área adjudican la responsabilidad a la falta de supervisión de la AMP sobre este tipo de incidentes ambientales y operaciones irresponsables de petróleo, que afectan de forma contundente la economía y el diario vivir de la Isla. “Simplemente se han demorado mucho en responder”, afirmó un pescador y han permitido que la mancha llegue hasta las playas.

El Sea Lion se encuentra en condiciones deplorables de abandono en la bahía, al lado  de Taboga y ha sido objeto de  quejas de parte de su tripulación por las condiciones físicas en que están y la acumulación de sentina, mezcla de agua con hidrocarburos del barco, en el cuarto de máquinas, lo que podría  provocar un incendio o explosión.

Un equipo de limpieza ha retirado material oleoso de la costa.Cedida

Los grupos ambientalistas visitaron la Isla y están en modo de alerta ante los resultados que pueda arrojar la investigación de la AMP, quien no ha dado explicaciones de cómo una empresa que derramó combustible opera a menos de un año de un incidente similar, sin mayores explicaciones a la comunidad y al sector.